Charlotte.-  El impacto económico para los negocios hispanos ubicados en los principales corredores viales latinos de Charlotte, tras las redadas de ICE del 4 al 7 de febrero todavía era evidente, dos semanas después.
La recuperación para los negocios localizados en Central Avenue, South Boulevard y North Tryon ha sido lenta.
El empresario Manolo Betancur de la panadería Manolo’s, del Este de Charlotte, quien reportó en los días de la actividad de Inmigración una disminución del 70 por ciento de clientela, dijo a Qué Pasa-Mi Gente, que las ventas están en la mitad de lo que eran en enero.
“Eso que están llegando americanos para comprar en señal de solidaridad”, dijo Betancur.
El empresario contó que tuvo cancelaciones de pedidos de tortas para fiestas de fin de semana.
La dirigente colombiana Liliana Molina, que tiene salón de belleza en el South Boulevard afirmó que sus ingresos se han reducido en 90 por ciento.
“La gente está temerosa, no está saliendo de sus casas”, anoto Molina.
Sin embargo, el taller Arandas, también de South Boulevard, que tuvo una afectación del 20 por ciento en su clientela en los días de los operativos de ICE, estaba regresando a la normalidad.
“La situación ha mejorado, pero aun no es igual”, dijo uno de los encargados del taller.
Ana Miriam Carpio, de la organización UNISAL, quien intentó conformar una asociación de comerciantes hace más de una década, recibió quejas de sus antiguos contactos por la falta de actividad.
“Me hablaron hasta de las oficinas que hacen impuestos acerca de la ausencia de movimiento”, contó Carpio.
“Es un problema que está ocurriendo en North Tryon, igual que en South Boulevard”, agregó la salvadoreña.
En la oficina de Qué Pasa-Mi Gente, la gerente regional, María Pavas fue contactada por comerciantes del corredor vial de Eastway.
“Me dijeron que uno de los centros comerciales estaba semivacío”, dijo Pavas, quien conversó con gente de otras zonas de la ciudad.
“Los supermercados, las tiendas más pequeñas y los restaurantes sufrieron gran impacto”, expresó la ejecutiva.
Una profesional de una organización no lucrativa que da atención de salud gratuita en algunas especialidades contó que tuvo cancelaciones para pruebas sin costo.
La directora de una entidad no recibió lamentaciones por falta de clientela, sino inquietud por el llamado al Día Sin Inmigrantes, como protesta contra ICE.
“Algunos de los que llamaron dijeron que lo que se debían hacer son días de consumo, para apoyar a los perjudicados por la baja en la clientela”, contó.