Latorre
El bufete de abogados Latorre repartió 2,000 juguetes en Charlotte. Credit: Héctor Castillo/Qué Pasa

Charlotte.- Compartir es la palabra que más se asocia a la Navidad, y ese es precisamente el sentido que le da Latorre Law Firm a estas fechas. Tal como lo ha hecho los últimos ocho años, el despacho de abogados repartió 2,000 regalos a los niños de la comunidad de Charlotte en su ya tradicional Latorre Santa Festival.

El parqueadero de las oficinas de Latorre en Central Avenue se convirtió en un desfile de alegría el sábado 18 de diciembre, en una actividad en la que participaron empleados de la firma y hasta su presidente, el abogado Stefan R. Latorre. 

Al igual que el año pasado, la pandemia obligó a suspender la fiesta habitual y habilitar un sistema de recolección desde los vehículos, más seguro en términos sanitarios. Centenares de autos pasaron frente a las oficinas para que los duendes de Santa entregaran juguetes a todos los niños menores de 12 años a bordo.

“Tengo tres niños de ocho, 10 y 12 años y aquí van felices esperando recibir sus regalos“, comentó Antonio Pineda, oriundo de Honduras, mientras avanzaba hacia el punto de recolección.

“Este es un evento que ya hemos llevado a cabo por ocho años, como una forma de retribuir a nuestra comunidad, tener un gesto especial con ella“, explicó el presidente Stefan R. Latorre. “Es algo que hacemos con mucho esfuerzo y cariño“.

El despacho adquiere los 2,000 juguetes y su personal se encarga de envolverlos para que cada niño tenga una sorpresa de Latorre Santa Festival bajo su árbol. 

“Siempre hemos colaborado con organizaciones sin fines de lucro, pero al firmar un cheque normalmente nunca sabes exactamente cuánto de esa colaboración llega efectivamente a la gente que la necesita“, explicó Latorre. “Por eso decidimos hace ocho años hacer una actividad como ésta o el también tradicional Regreso a la Escuela, en el que regalamos 2,000 mochilas a los estudiantes. Así sabemos que lo que damos llega a la comunidad“.

En años anteriores, el parqueadero de las oficinas se convertía prácticamente en un parque, con brincolines, comida y juegos, pero desde 2020 la pandemia obligó a cambiar la modalidad, “y ésta ha resultado más exitosa, porque nos permite regalar más juguetes en menos tiempo“, explica Latorre.

Además de recibir sus presentes, los niños pudieron observar desde los vehículos un nacimiento viviente, ver bailar a Santa y asombrarse con un corral de animales que incluyó un buey, dos llamas, un cabrito y una oveja.

Un belén viviente estuvo presente durante la entrega de regalos. Credit: Héctor Castillo / Qué Pasa

“Me eligieron para ser la Virgen María y ha sido una experiencia muy bonita, con todos los niños saludándonos con tanto cariño“, comentó Juana Sánchez, una mexicana que forma parte de la fuerza de trabajo de Latorre Law Firm.

Sam Elrich es otro empleado y resultó seleccionado para interpretar a San José, “supongo que fue por la barba“. Disfrutó la experiencia del nacimiento viviente con el espíritu de un niño: “Ha sido una gran experiencia ver a los niños tan felices, los animales son adorables, lo he disfrutado mucho“.

“Esto es algo muy bonito para los chicos“, aseguró Maribel Cruz, mexicana, mientras avanzaba por el parqueadero con sus hijos de 15, 12, cuatro y un año.

La alegría fue la constante en una jornada que confirma que dar es el mejor regalo que cualquiera puede anhelar.

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Qué actividad más hermosa mantiene la tradición navideña y sus pobladores la disfrutan y los para los pequeños serán un recuerdo y a la vez de adultos la conservarán felicitaciones al bufete de abogados por tan generosa actividad y compartir con sus trabajadores y el pueblo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.