Charlotte. – “Comprar casa se ha vuelto difícil aquí en Charlotte. Mi agente de bienes raíces coloca una oferta y una hora después ya hay dos de otros clientes que superan la que hicimos. Las viviendas se están vendiendo como pan caliente”, cuenta un profesional que ha vivido más de 15 años en la ciudad y desde hace tres meses decidió adquirir un techo propio.

Más demanda que oferta
“Las casas se están vendiendo rápidamente, el inventario es bajo y los precios están subiendo rápidamente”, señala un informe de la corporación de inversiones en bienes raíces Norada.
De acuerdo con Norada, 2020 fue el octavo año consecutivo de aumentos en el precio de la vivienda en Charlotte y la oferta de viviendas a la venta en el Área Metropolitana de Charlotte MSA ha caído a su nivel más bajo en 17 años.
Charlotte está clasificada por el portal especializado Realtor.com como el mejor mercado inmobiliario en el sureste del país.

La pandemia no afectó
El mercado inmobiliario de Charlotte continúa en auge sin verse afectado por la pandemia.
“Me ha ido mejor en este tiempo de pandemia, que antes. Ha sido excelente”, cuenta José Maldonado, quien ha estado en el sector de bienes raíces en el área metropolitana de Charlotte desde 1997.
Charlotte está experimentando una afluencia de nuevos residentes de ciudades caras procedentes del norte y el oeste del país.
Hay una afluencia de compradores de California, Chicago, Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut.

Fortaleza económica
La economía históricamente sólida del área explica por qué aproximadamente cien personas por día se mudan a Charlotte.
Entre 2018 y 2019, Charlotte experimentó un aumento del 2.3 por ciento en los empleos, agregando más de 27,300 trabajos año tras año.
Se prevé que el crecimiento del empleo en el futuro durante los próximos diez años será de 45,2 por ciento, que es más alto que el promedio del país que es de 33,5 por ciento.

El costo
En febrero de 2021, el precio de lista medio de las viviendas en Charlotte era de 325 mil dólares, con una tendencia al alza.
Antes de 2014, al menos el 40 por ciento de las ventas de viviendas se vendían a un precio de 150 mil dólares o menos, ha expresado el profesor Richard Buttimer, quien encabezó el informe “Estado de la vivienda en Charlotte” de la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte (UNCC).
El catedrático señaló que, en 2018, esa cifra fue de 13 por ciento.

Tipo de viviendas
Charlotte tiene una mezcla de unidades de vivienda ocupadas por propietarios (53,09 por ciento) y ocupadas por inquilinos (46,91 por ciento).
Según Neighborhoodscout.com, un proveedor de datos de bienes raíces, las viviendas unifamiliares independientes de tres y cuatro habitaciones son las unidades de vivienda más comunes en Charlotte.
Otros tipos de viviendas que prevalecen en Charlotte incluyen grandes complejos de apartamentos, dúplex, casas en hilera y casas convertidas en apartamentos.

Estabilidad
La enorme demanda de viviendas en Charlotte proporciona una estabilidad poco común en su mercado inmobiliario.
También hay intangibles como la calidad de vida y un fuerte confort sureño que no se pueden medir con métricas.
Residir en el sur generalmente equivale a una vida fácil, pero pocas ciudades del sur ofrecen el mercado inmobiliario estable de Charlotte.

No todo es color de rosa.
Las estadísticas señalan que Charlotte necesita 24 mil unidades adicionales de vivienda asequible para satisfacer la necesidad actual, lo que significa que más de 55 mil habitantes de Charlotte no tienen actualmente un lugar asequible para habitar.
Igualmente hay denuncias que el fenómeno de gentrificación, con el desplazamiento de antiguos moradores, para construir vivienda costosa se está dando en vecindarios de la ciudad.
Otro factor negativo de Charlotte es la tasa de criminalidad más alta de Carolina del Norte. El FBI publicó en 2020 los reportes de criminalidad de 2019, en los que señaló a Charlotte como un lugar afectado por delitos violentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *