Charlotte. – La historia funesta, de horror, sobre la compra del vestido de quinceañera de la reconocida artista local, Verónica Micaela Vilaragut Ramos, para su hija terminó en decepción.

“Después de agotar todos los recursos para que se me regresaran los $900 que pagué a Romeo Blush, propietario de la tienda Blush Couture, por la prenda de gala para los 15 años de mi nena, acudí a Small Claims, para que solucionara el problema, pero la respuesta fue absurda”, contó Vilaragut Ramos.

“Fui en persona hasta la ventanilla y lo que me dijeron fue que ‘llegara a un acuerdo’ con quien se quedó con el dinero y no entregó nada”, aseveró la artista.

“La justificación que me dieron es que un reclamo de $900 no cumplía con el monto mínimo para que intervinieran. Me dijeron que si la cantidad hubiera sido de $1,500 sí hubiesen actuado”, dijo con desencanto Vilaragut Ramos.

La artista comentó que “no hay justicia para los pobres en las cortes”, que “$900 es mucho dinero para muchos”, y que “poner un límite de $1,500 para hacer una reclamación es dar una autorización legal a los comerciantes abusivos roben y estafen a la gente”.

La artista denunció que pagó por un vestido de quinceañera el 21 de febrero, y su pesadilla tuvo instancias en marzo, con la prueba de una prenda usada para muestrario, en abril con una queja ante la organización de defensa del consumidor BBB.

Qué Pasa se contactó en abril telefónicamente con el propietario de Blush Couture, para que se refiriera a la situación con Vilaragut Ramos.

“Ya le devolví el dinero en su tarjeta. Cancelé la orden del vestido porque la señora ha sido verbalmente irrespetuosa conmigo”, dijo Blush.

Qué Pasa habló con Vilaragut Ramos el domingo 1 de mayo, y la artista dijo que el reembolso todavía no se había hecho realidad, ni se hizo nunca.

“No tuve otra opción que comprarle el vestido de quinceañera a la nena, en otro establecimiento donde sí cumplieron y no me robaron”, anotó la pintora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.