Charlotte.- Durante el más reciente almuerzo mensual de la Cámara Latinoamericana de Comercio de Charlotte (LACCC), Luis Lobo, vicepresidente ejecutivo de mercados multiculturales del Banco BB&T hizo mención de un estudio reciente de la Asociación Nacional de Profesionales Hispanos de Bienes Raíces (NAHREP).

“Las familias hispanas propietarias de vivienda pasaron de 4.2 millones en el año 2000 a 6.6 millones en 2012”, citó Lobo, indicando un incremento del 58 por ciento.

 Y remató diciendo que el resto de la población estadounidense vio en este mismo tiempo un incremento neto de solo 5 por ciento, según la NAHREP.

Por su parte, Oscar Saavedra encargado de Mercados Emergentes del Banco PNC, organizó semanas atrás, un encuentro comunitario sobre el mercado inmobiliario de Charlotte: “nuestro interés es que los profesionales de bienes raíces se enteren de las oportunidades que hay para sus clientes en hipotecas y otros productos, no solo de nuestra institución, sino de entidades gubernamentales, como la Ciudad de Charlotte”.

A la actividad, realizada en el Museo Harvey Gantt, acudió una docena de corredores latinos de bienes raíces.

Sergio Rocha, de Wilkinson & Associates, manifestó que algunas de las ofertas de vivienda de la  ciudad podrían convenir a los hispanos: “revisando cuidadosamente los códigos postales ofrecidos pueden encontrarse casas cercanas a buenos vecindarios”.

La especialista de la ciudad, Brandee Prosser-Dotson, explicó el Programa de Vivienda de Charlotte que ofrece asistencia de hasta 10 mil dólares para comprar viviendas en zonas deprimidas de la urbe, a las que la ciudad denomina oficialmente como “vecindarios retos”.
No obstante, para acceder a algunos de esos programas se requiere que los solicitantes tengan estatus migratorio.