Charlotte.- Una niña rubia de 13 años a quien le faltan varios huesos y tiene amputadas las piernas, se acerca, empuña una tijera y ayuda a dejar completamente calva a una joven mexicana de larga cabellera negra.

Entonces la niña rubia y el resto de las personas presentes comienzan a aplaudir. Pero no se trata de una situación violenta ni de una película de horror; la niña rubia de la tijera padece de cáncer en los huesos y la joven mexicana que se ha quedado calva es hija de un hombre quien hace menos de dos años murió por un tumor cerebral.

Ella se llama Eva Hernández, estudia el último año de derecho en la escuela de leyes de Charlotte, y hace pocas semanas decidió donar su cabello a la fundación Saint Baldrick’s, una organización que se dedica a recaudar fondos para ayudar a los niños con cáncer, y cabellos para hacerles pelucas a aquellos que pierden el pelo durante las quimioterapias.

“Después de que mi papá falleció fue que de verdad comencé a darme cuenta de cuáles cosas son las más importantes en la vida”, dice Eva, quien desde que su cabello fue cortado camina por los pasillos de la escuela de leyes “ansiosa porque la gente me pregunte qué me ha pasado, para ponerme a hablarles acerca de todo lo bueno que podemos hacer por los niños con cáncer”, afirma.

La joven narró a Qué Pasa-Mi Gente cómo durante las primeras semanas después de que tomó la decisión de donar su cabello, los amigos más cercanos no querían creerle y se le estaba haciendo bastante difícil recaudar el dinero que se había propuesto donarle a Saint Baldrick junto con el pelo.

“Todo consiste en una especie de apuesta en la cual uno  les pide a sus amigos que le paguen algo a cambio de cortarse el pelo, y al final todo el dinero recaudado de esta forma se entrega a la fundación, durante el mismo evento en el cual te cortan el pelo”, cuenta la joven.

Finalmente, según su testimonio, cuando apenas faltaban pocos días para la realización del evento, y después de que participó en un programa en la radio en inglés, las donaciones comenzaron a lloverle hasta que logró reunir los 2,862 dólares que finalmente entregó.

“Fui la única hispana que hizo una donación ese día, la única mujer, y la persona que más dinero entregó”, expresa con orgullo la futura abogada.

La joven, que vino desde Texas para estudiar en Charlotte, y vive en compañía de su madre, quien se trasladó hasta aquí para apoyarla, tiene la esperanza de que más jóvenes hispanos se decidan a seguir su ejemplo donando el cabello.

¿Cómo ayudar?
Si quiere hacer una donación de cabello, dinero o tiempo voluntario a St Baldrick , visite la página de Internet http://www.stbaldricks.org

PRONOSTICOS

1 de cada 2 hombres hispanos padecerá cancer en su vida
1 de cada 3 nujeres hispanas también.
26 % de ellos serán menores de 50 años.