Charlotte.- El fin de año, es una de las épocas favoritas de los “amigos de lo ajeno” que aprovechan el descuido de los incautos para cometer sus fechorías, sobre todo en áreas comerciales donde se les hace más fácil robar y pasar desapercibidos.

Según la policía, los robos de objetos en vehículos estacionados en parqueos de negocios ubicados en el corredor de South Boulevard, donde se concentra gran parte del comercio latino de la Ciudad Reina, se ha incrementado en las últimas semanas.

“En la mayoría de los casos las víctimas han sido clientes de los negocios que dejan sus cosas a la vista en las sillas de sus vehículos, pero el problema es que muchos de los incidentes no han sido reportados”, indicó a este semanario la oficial K.A. Schwartz, de la División Westover del Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg (CMPD).

La agente dijo, que en relación con el año anterior en la misma época fueron reportados 10 incidentes, mientras que ahora ya van cerca de 30 casos, entre ellos algunos ocurridos en los restaurantes Pollo Royal, La Única, y Villa Antonio’s.

“El pasado fin de semana, a dos clientas hispanas que llegaron para hacer sus pedidos les robaron sus cosas del carro. En un caso llamamos a la policía, pero a la otra señora le dio miedo hacer la denuncia”, contó Karla Hernández, empleada de Pollo Royal.

Schwartz dijo, que los policías en su división se han enterado de varios de los incidentes por los empleados y dueños de negocios cuando los visitan.

“Si la gente no reporta, ¿cómo vamos a saber los crímenes que ocurren y si no los sabemos cómo los vamos a ayudar?”, enfatizó la oficial que habla español.

Algo similar ocurrió a unos clientes del restaurante La Única el pasado domingo 11 de diciembre, que llegaron a comer a eso de las 8:30 de la noche y cuando salieron notaron que les habían abierto el vehículo y robado todas sus compras.

“Llamamos a la policía. Luego vimos en el video de la cámara de un negocio vecino, una camioneta tipo Yukón color claro que se estacionó frente al vehículo de los clientes y luego se marchó”, contó Enrique Muñoz propietario del restaurante.

El detective Daniel Hernández dijo, que muchos de los artículos electrónicos que son robados como computadoras, radios, teléfonos celulares y otros objetos de valor, son llevados a las casas de empeño o “pawnshops”. “Lo más importante, es no dejar artículos de valor a la vista de los ladrones, tener los vehículos bien cerrados y además en lo posible tener fotos y números de serie de los aparatos de uso personal”, advirtió Hernández.