Charlotte.- Los nuevos comicios que convocó la Junta de Elecciones de Carolina del Norte (NCSBE) para el Distrito 9 del Congreso federal, por fraude en el condado de Bladen, tienen grandes implicaciones para la Ciudad de Charlotte y el Condado de Mecklenburg.
El Distrito 9 del Congreso de Carolina del Norte ocupa el centro-sur de Carolina del Norte.
El distrito consta de los condados de Union, Anson, Richmond, Scotland y Robeson; y partes de los condados de Cumberland y Bladen, pero también una parte sureste del condado de Mecklenburg.
Las municipalidades de Mint Hill, Matthews y vecindarios afluentes de Charlotte, como Ballantyne, pertenecen al Distrito 9.
El Distrito 9, que ha cambiado de configuración en los cambios decenales y por decisiones de las cortes contra la manipulación de elecciones, ha sido icónico para los políticos de Charlotte.
La ex representante Sue Myrick, ocupó la curul desde 1995 hasta 2013 y el exalguacil Jim Pendergraph compitió sin éxito por remplazarla.
El 6 de noviembre, el demócrata Dan McCready ganó las elecciones en Mecklenburg, con 51,856 votos a su favor; 42,668 para el republicano Mark Harris y 1,626 para el libertario Jeff Scott.
Al contar los resultados de los 50 precintos electorales del Distrito 9, el 54 por ciento de los electores prefirieron al empresario y 44 por ciento al pastor.
En Mecklenburg, hay casi 4 mil ciudadanos hispanos inscritos para votar en el Distrito 9.
En la totalidad del Distrito 9, cerca del 8 por ciento de los habitantes son latinos.
Ahora se abre la posibilidad que haya más aspirantes a la curul de congresista para ese distrito.
Se anticipa que McCready, que estudió en la secundaria de Myers Park se lance nuevamente.
Harris ha dicho estar enfermo y el fraude en el interior de su campaña indican que renunciará postularse.
Robert Pittenger, republicano, que fue el congresista previo ha expresado interés en presentarse como candidato y no se descarta que el hispano Christian Cano vuelva a postularse.
El escándalo del fraude y el llamamiento a nuevos comicios representó un lunar para Carolina del Norte, dado que fue el único distrito de los 435 de la Cámara de Representes que no pudo posesionar a su congresista en enero pasado.
La Junta Estatal de Elecciones de Carolina del Norte (NCSBE) anunció su decisión el jueves 21 de enero,
“La NCSBE votó unánimemente a favor de convocar nuevos comicios para el Noveno Distrito del Congreso. La junta fijará las fechas en una reunión subsecuente”.
Con esa medida se acerca el final del limbo para los 778,477 habitantes del Distrito Congresional 9 de Carolina del Norte.
Carolina del Norte elige 13 representantes a la Cámara, de los cuales actualmente tres son demócratas.
Tras los comicios, Harris declaró victoria, y McCready concedió su derrota a regañadientes.
Los resultados apuntaban a una victoria, del controvertido pastor Harris por 905 votos.
No obstante, el 27 de noviembre de 2018, la Junta de Elecciones y Reformas de Ética del Estado de Carolina del Norte se negó a certificar los resultados de las elecciones, citando irregularidades en la votación relacionadas con las boletas de votación en ausencia.
El pasado jueves, la junta estatal concluyó que Harris contrató al exconvicto, McCrae Dowless, quien recolectó boletas de votación de los electores, una práctica ilegal.
En varios días de comparecencias testigos dijeron que Dowless les había pagado para recolectar boletas electorales y una mujer afirmó que había llenado algunos de los votos.