Charlotte.- Cuatro homicidios de hispanos ocurridos en los últimos años, continúan siendo considerados por la policía local como “casos abiertos”, debido a que los homicidas nunca fueron encontrados, según la página web de la policía local (CMPD).

El primero de la lista fatal es Wilson Reyes-Murillo, quien fue ultimado a balazos el 5 de julio del 2011 en el área de parqueo de un edificio comercial con negocios hispanos, localizado en el 4709 de Tuckaseegee Rd al noroeste de Charlotte.

La información disponible precisa que  testigos del crimen dijeron a la policía que quienes dispararon contra Murillo eran personas que estaban tratando de atracar uno de los establecimientos del lugar.

Cualquier persona con información en este caso puede comunicarse con el detective B. Crum, a través del teléfono 704-336-8297 o del email bcrum@cmpd.org.
En nuestra próxima edición les hablaremos acerca de otro homicidio abierto.