Charlotte.- Un video en el que se ve claramente que un oficial del Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg (CMPD) le disparó mortalmente a un hombre hispano que tenía los brazos extendidos, no fue suficiente para que la Fiscalía local le impusiera cargos al agente, en uno de los casos que causó mayor indignación en la comunidad latina de la ciudad, en 2017.
Tampoco, la muerte de un latino por balazos de un policía encubierto en un confuso altercado de ira entre conductores de vehículos, hizo que la institución que ventiló el caso considerara los reclamos de la familia.

Rubén Galindo
El mexicano, Rubén Galindo, de 29 años, fue declarado muerto en la escena por los disparos de oficiales del CMPD, en un incidente ocurrido en la noche del miércoles 6 de septiembre, en el complejo de apartamentos Hunters Pointe, localizados en la cuadra 1900 de Prospect Drive, cerca de donde West Sugar Creek Road se encuentra con la Interestatal 85.

Azucena Zamorano Alemán, la viuda de Galindo y madre de la hija de los dos, Rubí ha descrito la muerte de su marido, como “un acto de negligencia de la policía”.

“El solo quería entregar la pistola que tenía. El mismo llamó al 911 para que la recibieran. Él les dijo varias veces que el arma no tenía balas”, reafirmó la mujer, que confrontó al jefe de policía, Kerr Putney en un foro público.

La mujer aseveró que su marido llevaba un teléfono celular en la mano y no la pistola.

Galindo tenía una aparición en corte pendiente por un incidente ocurrido en abril relacionado con el arma.

La viuda de Galindo aseguró que su marido estuvo siguiendo las instrucciones que le daba quien hacia la interpretación por teléfono.

“Él hizo lo que le dijeron, pero los policías que llegaron a la casa, no lo dejaron explicar nada”, afirmó.

Desde un principio Putney, dijo que los oficiales Courtney Suggs y David Guerra “percibieron una amenaza letal” en su encuentro con Galindo y por eso dispararon.

Sin embargo, un video difundido por la policía muestra que Galindo salió de su vivienda con los brazos extendidos y se desploma cuando uno de los policías le dispara de frente.

Pero, la oficina del fiscal de distrito del condado de Mecklenburg anunció el viernes 17 de noviembre, que completó su informe acerca del tiroteo fatal y que no impondrá cargos contra el oficial que le ocasionó la muerte al padre de familia.

“Es triste que la Fiscalía no haya hecho justicia, al no presentar cargos contra el policía que mató a Rubén. Sin embargo, esperamos que el agente resulte condenado en el proceso civil y se haga justicia”, dijo Héctor Vaca, de Action NC.

Josué Díaz
El 8 noviembre, la Junta de Revisión Ciudadana (CRB), que supervisa acciones del CMPD, falló a favor de la agencia policial local en el caso del hispano Josué Javier Díaz, de 28 años, que murió el 26 de enero de 2016 a consecuencia de los disparos hechos por un oficial encubierto.

En una votación de 9 a 1, la junta dictaminó que no hubo pruebas sustanciales de que el CMPD hubiera errado en el incidente que culminó con la perdida de la vida del latino, por lo que no necesitan más audiencias.

El abogado de la familia Díaz, Alex Heroy, quien asistió a la audiencia junto con la esposa de Díaz, había dicho que la familia del finado no estaba de acuerdo con la determinación de la Fiscalía de que el oficial se estaba defendiendo, ni tampoco con la de los investigadores del CMPD.

La familia sostenía que el agente que mató a Díaz rompió la ley estatal y violó la política de CMPD.

El suceso ocurrió a la 1:18 de la tarde en el Este de Charlotte, cuando un vehículo en el que viajaban Díaz y un amigo, golpeó un costado de un automóvil que conducía el policía encubierto.

Díaz quien iba manejando huyó de la escena y el detective lo siguió mientras solicitaba asistencia de una patrulla.

El altercado entre conductores terminó con la muerte de Díaz en un enfrentamiento a bala en Albermarle Road.

Según la policía, supuestamente Díaz, disparó contra el policía, que también era latino, algo cuestionado por la defensa del finado.