Charlotte. – El Grupo de Sobrevivientes Renacer recibió una donación de 25 mil dólares para educar a los pacientes en latinos en los hábitos saludables de la alimentación y otros aspectos de recuperación para quienes han superado el cáncer.

Ciudad de Charlotte
La subvención de la Ciudad de Charlotte fue posible por la intervención del Instituto del Cáncer Levine, que ha estado apoyando al grupo de mujeres sobrevivientes, desde su fundación hace tres años.
Uno de los primeros programas que se ofrecerán con los fondos será un curso de tres meses en los que se impartirá información relacionada a alimentación saludable para pacientes después del tratamiento de cáncer, aspectos relacionados con el bienestar emocional, y la actividad física.

Aspecto cultural
El programa, que se enfocará en prevenir la recurrencia del cáncer, tendrá aspectos culturales en la nutrición para garantizar el éxito en la alimentación saludable sin sacrificar el sabor y perder las raíces gastronómicas.
“Por ejemplo, como convertir las tortillas, pupusas, empanadas, baleadas y arepas porque no queremos dejar de comer lo que nos gusta, pero si podemos añadirles algunos ingredientes para enriquecerlas y hacerla más nutritivas”, expresó Magbis Núñez Love, del Instituto de Cáncer Levine.
Núñez Love colaboró con el equipo de Alcance Comunitario y Disparidades del Instituto de Cáncer Levine, para tramitar los requisitos para obtener la donación.

Clases
El componente educativo del primer programa tendrá una duración de 6 semanas y media y las clases iniciarán el 16 de mayo.
En las actividades del Grupo Renacer también se incluyen sesiones de biblioterapia impartidas por Irania Paterson, facilitadora especialista en el ramo.
A los pacientes sometidos a tratamiento también se les ayuda a volver a funcionar físicamente como antes o incluso mejor a la vida normal de trabajo y familiar.

Zumba y baile
“Queremos incorporar ejercicios de yoga y zumba para complementar los cambios que deben tener las sobrevivientes que van a participar en este programa. Bailar nuestros ritmos tales como salsa, merengue y bachata nos conecta con nuestra cultura y tradiciones lo que hace el ejercicio más placentero”, anotó Núñez Love.
“Cuando nos ejercitamos segregamos endorfinas, las cuales nos permiten sentir felicidad, alegría y hasta euforia, funcionando a su vez como un analgésico natural”, dijo la dirigente.
El programa tiene una capacidad para 75 mujeres residentes en el condado de Mecklenburg.
Por el momento todas las clases serán virtuales lo que facilitará la participación a todas las participantes que carecen de transporte.
Las interesadas en formar parte del programa deben comunicarse con Magbis Núñez Love llamando al teléfono (704) 533-2682.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *