El mexicano Adrián Pérez López murió atropellado en Eastway Drive y East Sugar Creek Road. Dos personas más están heridas. Foto: cortesia familia Perez

Charlotte.- Desde México los hijos y la esposa de Adrián Pérez López, quien murió atropellado en una calle de Charlotte, están intentando conseguir una visa humanitaria que les permita viajar a Carolina del Norte para encargarse de la repatriación de sus restos. Esperan además, que la policía investigue a fondo el accidente que acabó con la vida del padre inmigrante y dejó además a dos personas heridas.

En conversación telefónica con Qué Pasa, Arturo Pérez Olguin indicó que debido a que su padre no contaba con más familia en Estados Unidos, se hace complicado cumplir desde la distancia con los requisitos de reconocimiento del cuerpo y su posterior repatriación.

“Ya sabemos en qué morgue está. Él vivía solo y no tenía ningún familiar y la morgue necesita que un hijo o su esposa vaya a hacer el reconocimiento del cuerpo”, explicó al mismo tiempo de indicar que están intentando conseguir una copia del acta de nacimiento de su padre para luego solicitar la visa humanitaria. “Su acta solo tiene el puro nombre sin sus apellidos”.

Desde Puebla, Arturo lanzó un pedido al Consulado de México en Raleigh para que los ayude en medio de esta tragedia.

El accidente 

El accidente que acabó con la vida de Adrián, de 69 años, y dejó a otras dos personas gravemente heridas, ocurrió a las 9:00 pm del 24 de abril cerca de la intersección de Eastway Drive y East Sugar Creek Road. 

Según indicó la Policía de Charlotte-Mecklenburg (CMPD), la camioneta del inmigrante había quedado atascada cerca a la calzada. Cuando Adrián y dos personas más, que se acercaron para ayudarlo, intentaban mover el vehículo los atropelló un Mercedes-Benz S500 2006 que viajaba hacia el norte por Eastway Drive.

Adrián fue declarado muerto en el lugar mientras que los heridos fueron transportados a un hospital. El conductor del Mercedes-Benz, Antonio Rayvon Garriett, de 52 años, resultó ileso.

La policía determinó que Garriett, no estaba intoxicado y que la velocidad no habría sido un factor para el accidente. Sin embargo, enfrenta cargos por conducir con licencia revocada, no registrar un vehículo de motor y no tener seguro.

De acuerdo con Arturo su padre regresaba a casa cuando su camioneta cayó en un hoyo debido a que la calle estaba mojada.

Piden investigación

Arturo quien vivió en Charlotte con su padre hasta el 2013, dijo conocer bien la zona y le parece extraño que el conductor no haya visto a los tres peatones.

“Si bien dijeron que no estaba involucrado el alcohol o velocidad, yo que he viajado por esa ruta muchas veces no puedo creer que el conductor que los atropello no los viera. Puede ser que otros factores hayan influido, de repente el conductor estaba viendo su teléfono o distraído. En esa zonas hay cámara de vigilancia y le pido a la policía que vea los vídeos”, señaló.

Espera que la muerte de su padre no quede sin ser investigada y que se haga justicia para él y los otros heridos.

“Quiero que se haga justicia para mi padre y las dos personas que de buen corazón lo estaban ayudando. La personas que los atropelló tenía una licencia revocada y no tenía seguro”, dijo. “Desde aquí quiero que sepan que mi familia y yo esperamos que quienes están heridos se recuperen”.

Un buen padre

Adrián era originario de Oaxaca pero se mudó a Puebla donde actualmente viven su esposa e hijos.

Cuando su hijo Arturo decidió regresar a México en 2013, él se quedó para seguir trabajando y así ayudar económicamente a su esposa.

En Carolina del Norte vivía solo en un barrio de trailas cerca de North Tryon. 

Al igual que muchos inmigrantes, este padre mexicano enfermó de COVID-19. Sin embargo, una vez recuperado volvió a preparar champurrados, atole y tamales los cuales vendía en la puerta de Compare Food en  Sharon Amity, según contó a Qué Pasa Omar Pérez otro de sus hijos.  

“Enfermó de covid pero cuando se recuperó lo primero que hizo fue preparar sus cositas para vender. Cocinaba, pelaba sus coquitos y preparaba sus elotitos. Nada lo detenía a pesar de todo lo que se le presentaba”, dijo Omar.

Arturo y Omar recuerdan a su padre como un hombre bueno, amoroso y trabajador. 

“Era un luchón. Estábamos en contacto con él todos los días. Estamos destrozados por la manera en que murió. No nos interesan sus cosas, lo único que nos interesa es poder tener su cuerpo para poder sepultarlo”, dijeron.

Los amigos de la víctima podrán tarros en Compare Food para recaudar fondos puesto que la familia no cuenta con dinero suficientes para afrontar los gastos funerarios y de repatriación .

SE HA CREADO UNA CUENTA DE GOFUNDME para los gastos funerarios: https://www.gofundme.com/f/gastos-funerales-de-don-adrian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *