Charlotte.- Las esposas de tres de los cuatro detenidos por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) el 28 y 29 de septiembre, en el complejo de casas móviles Kingswood, del oeste de Charlotte fueron firmes en defender a maridos, describiéndolos como trabajadores responsables.

Laura  Sámano, esposa de Delfino Ramírez;  Alma Silva, de Antonio Hernández; y Rosario Badillo, de Fidel Morales, coincidieron en que las infracciones de sus parejas, en relación con los DWIs impuestos por la autoridades ocurrieron hace mucho tiempo, y ellos cumplieron con las penas de servicio comunitario, multas y clases que se les asignaron.

Laura de 33 años cuenta que el DWI de Delfino fue hace 12 años y nunca reincidió con el alcohol.

La familia oriunda de los estados de Michoacán y Oaxaca tiene cuatro hijos ciudadanos estadounidenses, de 15, 9, 5, y uno de meses.
“¿Por qué se meten con gente trabajadora, habiendo tanto criminal suelto?”, dijo Laura.

Alma, de 33, originaria de Oaxaca, igual que Antonio, sostiene que el DWI de su esposo fue hace 12 años.

La pareja tiene hijas de 14, 7, 2 años y también una de meses.

“No es lógico que separen a familias con hijos ciudadanos”, expresó Alma.

Rosario, de 37, no tiene hijos con Fidel, pero este es padrastro de un hijo de su esposa. El DWI fue en el 2001.

Los tres, trabajadores de la construcción se encuentran recluidos en la prisión Stewart de ICE en Lumpkin , Georgia.

“Los de ICE bloquearin la entrada al vecindario, de 6 a 11 de la mañana, los dos días” dijo Rosario.