Charlotte.- No hay duda que las elecciones primarias de 2016 han sido unos comicios totalmente atípicos por la presencia del multimillonario Donald Trump.

El pasado lunes  7 de marzo, el magnate realizó una segunda aparición pública en Carolina del Norte, sin que hubiera ninguna organización hispana preparada para rechazar su presencia. Sin embargo, durante el acto de campaña del lider de las encuestas por la candidatura republicana en Concord, la Policía retiró  a cerca de una decena de manifestantes 

Medios locales informaron que un grupo de más de una decena de jóvenes fueron escoltados afuera del edificio después de unir sus manos y pararse a un lado del escenario donde el precandidato republicano daría su discurso de campaña.

Las dos últimas personas en ser retiradas sostuvieron tres dedos al aire como especie de saludo.

En el evento los simpatizantes de Trump abuchearon a los activistas, mientras que el precandidato hizo una pausa en su discurso para referirse a los manifestantes diciendo “ve a casa con tu mami” mientras eran retirados de la Arena de Cabarrus que albergó a cerca de 3 mil espectadores.

En su discurso Trump habló de acuerdos comerciales y la creación de empleos en Carolina del Norte.

El sondeo más reciente de la Universidad de Elon, tomado ente el 15 y el 17 de febrero, entre votantes de Carolina del Norte marcó que Trump, tenía 28 por ciento de favoritismo, el senador de Texas, Ted Cruz 19 por ciento; el senador por la Florida. Marco Rubio, 16 por ciento; y el gobernador de Ohio John Kasich, 7 por ciento.

Estas últimas cifras señalan un aumento de la popularidad de Trump en el estado, pese a sus declaraciones fuera de tono y las críticas de su oponentes.

Una encuesta previa de la Universidad de High Point, efectuada también entre votantes republicanos  de Carolina del Norte, del 30 de enero al 4 de febrero, le daba a Trump la delantera con 26 por ciento de las preferencias, seguido de Cruz, con 22 por ciento del favoritismo;  Rubio con 20 por ciento;  y Kasich, apenas captaba 2 por ciento del respaldo.

Desde julio de 2016, cuando los sondeos comenzaron a contar Trump, el magnate ha pasado de 16 por ciento a la cifra actual, con un sube y baja en las 14 encuestas en las que contabilizaron su popularidad.

Solo Carson, logró derrotarlo en un sondeo estatal, pero su promedio de favoritismo entre todas las encuestas, según el resumen de Real Clear Politics le es aún más auspicioso.

El promedio coloca a Trump con 29 por ciento; a Cruz con 19 por ciento, a Rubio con 17 por ciento;  y a Kasich con casi 7 por ciento.

En Carolina del Norte, como en todo el país, el establecimiento republicano se ha quedado pasmado.

Las primeras visitas a Carolina del Norte las hizo el exgobernador Bush y dados los sucesos recientes, el senador Thom Tillis oficializó su respaldo a Rubio.

Exgobernadores y republicanos han expresado su rechazo a Trump, siguiendo la línea del excandidato presidencial republicano Mitt Romney, que denunció a Trump como un peligro para el partido.

De las encuestas, surge según la de Elon, que en un enfrentamiento entre Trump y Hillary Clinton, en el estado la exsecretaria de estado sí lo pararía derrotándolo 47% a 41%.