El pabellón de la explanada de la Ruta 29, frente al Speedway, fue el escenario de un emocionante encuentro este domingo: el del público amante de la lucha libre en Charlotte y el Hijo del Santo, heredero del mítico Rodolfo Guzmán Huerta, que hizo las delicias de generaciones completas sobre un ring.

Unas 500 personas se dieron cita en el escenario, que estaba lleno por completo, para apreciar los combates, acrobacias desde los ensogados y ser parte de un espectáculo interactivo, que por momentos bajó del cuadrilátero para desarrollarse prácticamente en medio del público.

VIDEO

Antes de iniciarse la exhibición, los asistentes pudieron comprar souvenirs, sobre todo las máscaras distintivas de los luchadores participantes, así como artesanías y comida mexicana, disfrutar de DJ‘s y los niños tuvieron atracciones como brincolines para amenizar la espera.

La lucha femenina no estuvo ausente, con el combate entre Dulce Tormenta y Siomara. Luego mostraron su poder Cosmos, Gino Medina, D3, Mark Davidson, La Moda Fashion, Mojo & Makita, Poder Nocturno, Rey León, Sir Ríos, Suicide, Sultán del Aire, James Tapia, Vary Morales, Falso Profeta y, por supuesto, el Hijo del Santo, que hizo su entrada cubierto por una capa plateada.

Jorge Ernesto Guzmán, hijo del mítico Enmascarado de Plata, sorprendió con una llave de piernas que hizo girar a sus rivales en tirabuzón, y arengó al público para que se hiciera parte del espectáculo. Al menos un centenar de aficionados hicieron una larga fila para llevarse una foto con el Hijo del Santo.

“La respuesta de la gente fue increíble“, destacó Caro Díaz, organizadora del evento. “Es primera vez que hacemos un evento de lucha en Charlotte y por supuesto primera vez que viene una personalidad tan destacada como el Hijo del Santo. Él se fue muy agradecido porque la gente estaba muy prendida, muy emocionada“.

Díaz invitó a la afición a mantenerse atenta a las redes sociales de Queen City Lucha (@qclucha tanto en Instagram como en Twitter) para conocer cuándo se realizará una nueva edición del espectáculo, porque Charlotte se lo ganó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *