Charlotte.- La Casa del Ecuatoriano conmemorará el Día Nacional de  Ecuador en la región de Charlotte, el viernes 12 de agosto, dos días después de la fecha patria, en el restaurante Veracruz de Pineville.

La celebración incluirá la elección de la Señorita 10 de Agosto y un “Show de Música Ecuatoriana” a cargo de Juanito e Iliana Marín.

El programa se iniciará a las 10:30 de la noche y concluirá a las 2 de la madrugada.

“Cantaremos nuestro himno nacional y nuestros tradicionales  pasillos”, dice Aracely Pacheco, de la Casa del Ecuatoriano.

Los ecuatorianos son probablemente la nacionalidad hispana que tiene la presencia más antigua de los tiempos modernos en la región de Charlotte (es decir, después de que los españoles fundaran el Fuerte San Juan en Morganton en 1567).

La primera familia ecuatoriana que se estableció en Charlotte fue la de los Espín en 1948, hace 63  años.

 A los Espín, les siguieron los Peralta, dos años después.

De los descendientes de los  primeros pobladores ecuatorianos en Charlotte todavía en la ciudad hay algunos de sus descendientes.

Hugo Peralta, quien reside en la Charlotte intermitentemente, llegó en 1950 e hizo estudios en la Escuela Secundaria Central, que funcionaba donde ahora es la sede principal del Colegio Comunitario Central Piedmont (CPCC), aledaña al “Uptown”.

“En ese tiempo Charlotte realmente era un pueblo, no era la ciudad de nuestros días”, cuenta Peralta.

“Encontrar a alguien que hablara español era un milagro”, agrega el fotógrafo profesional, que ha trabajado para las agencias de noticias UPI, AP y EFE, dando cobertura a 7 copas mundiales de futbol, 4 juegos olímpicos de invierno, 3 juegos olímpicos regulares, 19 viajes papales y múltiples bodas reales.

En 1992, la ecuatoriana vinculada al sector bancario, Olga Parra, fue una de las cofundadoras de la Asociación de Mujeres Latinoamericanas de Charlotte (LAWA).

Parra ocupó cargos ejecutivos  en el Banco de América.

A principios de los noventa se estableció en la zona de Charlotte, Vinicio Cevallos y menos de una década después llegó la ciudad su hermano Jesús Alfredo.

Los dos, siguiendo el ejemplo de su hermano mayor Manolo, quien había fundado ligas de futbol hispanas en Los Angeles, hicieron lo propio en Charlotte.

Vinicio creó la Liga IASO, que tiene su sede en Monroe, y junto con su esposa Margarita fundó años después de radicarse en la zona el periódico El Soplón Deportivo.

A mediados de la década pasada, Vinicio intentó conseguir una franquicia del equipo profesional de los Potros del Atlante de México y trajó partidos profesionales.

Jesús Alfredo inició con su esposa Lourdes la Liga Global Sports, que tiene su centro de operaciones en South Boulevard, donde tiene una cancha de futbol. Global Sports, ha sido en la última década la liga  hispana más grande con sede en la ciudad de Charlotte y ha administrado el futbol en el complejo de canchas del Parque Ramblewood, donde congrega los fines de semana un promedio de mil aficionados.

“Es una satisfacción hacer ese aporte a esta sociedad”, afirma Jesús Alfredo, cuya familia procede de la provincia ecuatoriana de Esmeraldas.

A principios de los noventa, José Herrera, trajo del área de Nueva York-Nueva Jersey  a Charlotte su publicación, El Progreso Hispano, que sale a los estanquillos de periódicos dos veces al mes.

“La primera vez que vine a Charlotte fue en 1978 y donde quedan las oficinas del periódico se cazaban patos”, cuenta José Herrera.

El Progreso Hispano es la publicación en español que durante más años se ha distribuido de forma ininterrumpida en la ciudad.

En ese periódico trabajó, Romeo Carrera, celebrado columnista en la ciudad, que salió de Guayaquil hacia Estados Unidos amenazado por ejercer la libertad de expresión,  tanto en radio como en televisión.Su columna, “Los cascabeles del Gato”, tuvo gran impacto entre los lectores de Charlotte, en los impresos El Sol y Mi Gente.Vinculado a Mi Gente, también estuvo el diseñador y escritor  Carlos Crespo con su columna “Monogris”.

En la radio charlotense han estado Delia Flores Rabah, originaria de la ciudad de Ambato, con La Voz del Inmigrante e Iván Reyna, de la Provincia de Manabí, con Mi Deporte Favorito. El hijo de Flores Rabah, Nikko es un joven caricaturista que hizo sus primeras tiras cómicas siendo un niño para el semanario Mi Gente.

En la política local, dos personas de origen ecuatorianohan sido aspirantes al Concejo Municipal de Charlotte en 2009 Jane Bott Childrey y Anthony Giovanni Castrillón. Mercedes (Zambrano) Cass fue concejal de Indian Trail.

Aunque en Charlotte se hallan ecuatorianos de gran parte de las provincias de ese país, un gran porcentaje son de la provincia de Manabí. “Charlotte es territorio manabita”, decía una entrada de un sitio de internet de Bahía de Caráquez, donde se resaltaba la presencia de  gente de Manta, Portoviejo y de otras localidades manabitas en la ciudad.

Entre los manabitas hubo un grupo de adolescentes ecuatocolombianos, que se hicieron famosos por su ambiente a finales de primera década del siglo 21.

En el campo de la música, jóvenes ecuatorianos hicieron parte de los grupos de rock locales, Los de Paula y La Rúa. El grupo Tranzas tuvo una exitosa presentación en Charlotte en 2007.

En la gastronomía en la región de Charlotte han funcionado los restaurantes ecuatorianos Las Palmas en South Boulevard e Islas Galápagos en el Plaza Fiesta de Fort Mill.

En la banca se destaca Víctor Lorr en la Cooperativa Latina; en  bienes raíces, Doris Cevallos de Alianza Mortgage;  en contaduría Gustavo Cruz, Hispataxes.

Serranos y Costeños

En Carolina del Norte
8,110 ecuatorianos
En Mecklenburg
3,582 ecuatorianos

Fuente: Censo 2010