Charlotte.- La ordenanza que limita el funcionamiento de las “loncheras” en la ciudad, podría quedarse igual o ser modificada a favor de estos pequeños negocios rodantes, dependiendo de lo que ocurra durante el proceso de revisión de la medida.

El escrutinio está a cargo de los concejales que integran el Comité de Desarrollo Económico, que deberán analizar todo lo ocurrido antes y después de entrar en efecto la regulación hace ya casi tres años en noviembre 24 de 2008.

“Ahora tenemos la oportunidad de mostrar otra realidad diferente a la que se tuvo hace tres años, cuando teníamos a la policía, a gente de asociaciones vecinales y a varios concejales en nuestra contra”, manifestó a este semanario, Carlos Pozo, propietario de la lonchera “Rosa Mexicana”, que fue desplazada de la Avenida Central.

Pozo y otros dueños de “loncheras” acudieron el pasado 29 de septiembre a una presentación a cargo de funcionarios de Zonificación de la Ciudad, ante los cinco concejales del comité que ya habían movido el tema de su agenda en una ocasión.

En el mitin se habló de las quejas de entonces, cuando la policía y grupos comunitarios dijeron que las “loncheras” producían basura, tráfico, ruido, consumo de licor, vagancia y criminalidad a su alrededor y que interferían con el funcionamiento de otros negocios.

Héctor Vaca, organizador comunitario de Action NC, que desde comienzos del año trabaja con los dueños de “loncheras” para presionar por el cambio de la ordenanza, dice que al parecer esas quejas no se basaron en datos comprobados sino en “percepciones”.

“Si todo eso fue verdad, donde están las estadísticas de crímenes, las fotos o videos que comprobaran todo lo que decían”, manifestó Vaca a Qué Pasa-Mi Gente.

De acuerdo con datos estadísticos del crimen recolectados por Vaca, en sectores donde operan las “loncheras” la criminalidad es menor comparado con lo que ocurre en lugares donde abundan los sitios nocturnos.

Vaca dijo, que presentará una versión de la ordenanza que será redactada con ayuda de abogados de la Escuela de Leyes de Charlotte, con los puntos que los “loncheros” quisieran ver cambiados, como el horario de cierre, la ubicación y la permanencia en un mismo lugar.

La concejal Nancy Carter, quien solicitó a sus colegas examinar la restrictiva medida, sostuvo que este gremio “ha sido duramente golpeado y que de 72 negocios que existían antes de la ordenanza se redujo a 6 ó 7 que operan actualmente”.

Vaca entregó a los concejales cartas de apoyo a las “loncheras” firmadas por negocios de la Avenida Central, y otra de la Cámara de Comercio Latinoamericana de Charlotte (LACCC).

A su vez Carter les suministró un estudio titulado “Calles de Sueños”, elaborado por el Instituto por la Justicia, con sede en Virginia acerca de la oportunidad económica que tienen las ciudades que apoyan a estos negocios ambulantes.

 Al respecto, Vaca informó que se ha programando un foro sobre “loncheras” para este 19 de octubre con Christina Walsh, directora de activismo y coaliciones del instituto.