Charlotte. –  Durante la sesión municipal del lunes, el concejal de Charlotte, Tariq Bokhari, hizo un llamado para encontrar un lugar para ubicar a los vendedores desplazados del mercado de las pulgas, que funcionaba en los terrenos del desaparecido centro comercial Eastland Mall.

60 días

Bokhari se comprometió a encontrar una ubicación en los próximos 60 días y se reveló que el legislador local ha estado en contacto con la YMCA de Simons y propietarios de lotes en el Este de Charlotte para hallar una solución al problema.

Vendedores en el Concejo

El abogado Ismaail Qaiyim, del bufete Queen City Community Law Firm, ha estado abogando por los vendedores desde su abrupta expulsión en febrero de este año.

Qaiyim ha instado a los vendedores a presentarse en las sesiones  del Concejo, para que defiendan su causa.

El lunes 11 de julio, no fue la excepción y decenas de los desplazados, recordaron la complicada situación que atraviesan, hablando públicamente a los concejales.

Además, portaron carteles y pancartas como lo han hecho desde el 14 de febrero cuando se presentaron por primera vez en el edificio de gobierno.

La odisea de 200 comerciantes

La odisea de los vendedores de la pulga de Central Avenue se inició el viernes 11 de febrero, al final de la tarde.

Ese día, funcionarios de la municipalidad, acompañados por oficiales del Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg (CMPD) se presentaron en el lote donde funcionaba el mercado comunitario para informar a los pequeños comerciantes que debían desalojar el lugar.

Los vendedores que se estaban instalando para el fin de semana, fueron sorprendidos por la acción de la policía, que bloqueó las entradas al mercado al aire libre, y la comunicación verbal de las autoridades que tenían que irse que irse inmediatamente.

Muchos comerciantes que prepararon comida tuvieron que tirarla porque no pudieron venderla ante el cierre del mercado al aire libre.

Más de 200 vendedores, en su mayoría hispanos, resultaron afectados por la medida casi siete años después de la inauguración del mercado al aire libre.

Un éxito

Desde que el bazar abrió en el verano de 2015, con alrededor de 40 vendedores, había crecido exponencialmente.

Durante el tiempo en que funcionó el mercado de las pulgas de Central Avenue se convirtió en un medio de sustento para los vendedores y un punto de encuentro de diversas culturas.

Incentivos para la constructora

Pero en 2020, el Concejo Municipal aprobó por unanimidad una petición de la empresa constructora Crosland Southeast para transformar los terrenos del destruido Eastland Mall, en un centro de uso mixto, con 1,050 viviendas, tiendas, restaurantes, oficinas y un parque público de dos acres.

Así que el  contrato de arrendamiento que permitía al mercado de las pulgas operar en una parte de los predios expiró a finales de septiembre de 2021 y la ciudad decidió no renovarlo.

La decisión la tomó la municipalidad en previsión del inicio de la construcción del proyecto de uso mixto propuesto.

La exención de impuestos para el desarrollador le costará a la ciudad 4 millones de dólares y al condado de Mecklenburg 7 millones de dólares. En total 12 millones de dolares, apportados por los contribuyentes.

 Sin plan B

Inicialmente, la Ciudad no tuvo un plan B para abordar la expulsión de los 200 pequeños comerciantes latinos, y se mostró reticente a negociar con los afectados.

De hecho, el portavoz de la ciudad, Cory Burkarth, dijo en su momento que no había planes para la reubicación de los pequeños empresarios hispanos.

El lunes Brent Cagle, administrador asistente de Charlotte, dijo que hay disposición de la ciudad para ayudar a los comerciantes.

Sin embargo, mencionó que el gobierno local ha estado buscando lugares de alrededor de un acre, pero los vendedores, que se han organizado como asociación, piden cinco acres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.