Charlotte. – El próximo viernes 7 de mayo, a las 11:00 am de la tarde, en la Corte de Distrito del Occidente de Carolina del Norte con sede en Charlotte se llevará a cabo una audiencia en el caso de la muerte del padre de familia mexicano Rubén Galindo por disparos de rifle del oficial David Guerra del Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg (CMPD), en la noche del 6 de septiembre de 2017.

“En la audiencia podría decidirse si hay juicio o no en contra de los acusados”, dijo a Qué Pasa, Brian Hochman, abogado de Azucena Zamorano, la viuda de Galindo, que presentó una demanda civil contra los oficiales Guerra, Courtney Suggs y la Ciudad de Charlotte, por el fallecimiento de su marido a tiros.

La audiencia será salón en 4A de la Corte Federal de Charlotte, 401 West Trade Street, Charlotte, NC 28202 y será presidida por Robert Conrad, juez de Distrito del Oeste de Carolina del Norte.

Rubén Galindo

Impunidad


La instancia judicial rememora uno de los episodios más sórdidos en las relaciones entre el CMPD y la comunidad hispana por la percepción de impunidad después de que se dio a conocer, el 6 de octubre de 2017, el video en el que Galindo sale del portal de su vivienda con los brazos completamente extendidos hacia el cielo y súbitamente se desploma por los balazos.

Aun después de la difusión de cinco videos sobre el accionar de cuatro oficiales del CMPD en el complejo de apartamentos Hunters Pointe, en el noreste de Charlotte, el entonces fiscal de Distrito del Condado de Mecklenburg, Andrew Murray, dictaminó no presentar cargos contra Guerra por la muerte de Galindo.

En una comunicación dirigida al entonces jefe del CMPD, Kerr Putney, el 17 de noviembre de 2017, Murray consignó que “el involucramiento del oficial (Guerra) en los disparos fue indiscutiblemente trágico, pero no ilegal”.

Exclusión de los videos

En el dosier de 230 páginas que Murray preparó para respaldar su decisión es explícito en descartar los videos como parte de las evidencias en la comunicación oficial que le remitió a Putney, librando de responsabilidad a Guerra.

“La transparencia responsable es también la razón por la que esta oficina ha pedido que las pruebas, incluidos los videos policiales, solo se publicaran después de que mis fiscales y yo completemos una revisión de la investigación porque tenemos la obligación de proteger la integridad de cada investigación y, en caso de que alguien sea acusado, preservar el derecho del acusado a un juicio justo. Por esa razón, esta oficina se opuso a la publicación del video de la cámara corporal antes de completar la investigación”, dice el documento de Murray.

El expediente de Murray


Es así que en el expediente del fiscal están:

  • Las transcripciones de las entrevistas con los oficiales del CMPD, Guerra, Suggs, David Batson y Ryan Tran-Thompson, de la División de North Tryon, que se desplazaron al complejo de apartamentos Hunters Pointe la noche que Galindo fue impactado mortalmente.
  • Los interrogatorios de la investigación serán efectuados por oficiales del CMPD.
  • Las transcripciones en inglés de las llamadas al 911 por parte de Galindo.
  • Aerofotografías del complejo de apartamentos Hunters Pointe, señalando la vivienda de Galindo.
  • Aerofotografías señalando la ubicación de los oficiales cuando ocurrió el incidente.
  • La autopsia del occiso.
  • Referencias al historial de salud mental de Galindo.

Pero, del video que podría ser la prueba reina en contra del oficial Guerra ni siquiera está incluida la fotografía en la que aparece Galindo con las manos arriba y el policía con el rifle apuntando hacia el padre mexicano.

El video fue difundido tras demandas legales de la organización de base Action NC y el periódico “Charlotte Observer”, para que se revelara al público.

Algo a lo que no se dio importancia cuando se dio la decisión, fue el hecho que el fiscal Murray había sido socio de los abogados George Laughrun y Michael Greene, que representaban a los oficiales del CMPD Guerra y Suggs, quienes fueron beneficiados por el dictamen de no llevarlos ante el Gran Jurado por la muerte de Galindo.

Negligencia

Rubén Galindo, de 29 años, se comunicó el 6 de septiembre de 2017 al 911 con el fin de entregar un arma que se encontraba en su poder y especificó que la pistola no tenía balas.

Escuchar llamada


En respuesta, el CMPD desarrolló un operativo que culminó con el fallecimiento de Galindo a tiros.

Antes de que se revelaran los videos, Azucena Zamorano Alemán, pareja del finado, describió la muerte de su marido, como “un acto de negligencia de la policía”.

“El solo quería entregar la pistola que tenía. El mismo llamó al 911 para que la recibieran. Les dijo varias veces que el arma no tenía balas”, reafirmó la viuda.

“Mi esposo solo quería hacer lo correcto, y lo mataron”, puntualizó Zamorano Alemán.
La viuda de Galindo aseguró que su marido estuvo siguiendo las instrucciones que le daba quien hacía la interpretación por teléfono.

“El hizo lo que le dijeron, pero los policías que llegaron a la casa, no lo dejaron explicar nada”, afirmó.

El laboratorio de armas de fuego del CMPD confirmó que en el caso de Galindo se había recuperado una pistola semiautomática Bryco.380, que no tenía balas y un cargador de municiones vacío.

Cuando el CMPD realizó el operativo letal contra Galindo, en la vivienda se hallaban, además de Zamorano Alemán, su hija Rubí, entonces de cuatro meses y cuatro menores de edad, hijos anteriores de la mujer.

Impactos de bala estaban visibles a día siguiente de la muerte de Galindo en el inmueble del complejo de apartamentos Hunters Pointe, localizado en la cuadra 1900 de Prospect Drive, cerca de donde West Sugar Creek Road se encuentra con la Interestatal 85.

¿Amenaza letal?
El entonces jefe de CMPD, Putney, dijo que los agentes dispararon a Galindo porque percibieron una “inminente amenaza letal”.

Sin embargo, la filmación no muestra ningún movimiento peligroso por parte del hispano.
En un encuentro comunitario con Putney, el 12 de octubre de 2017, en el Centro Comunitario Camino, la viuda se sentó en el auditorio frente al exjefe de policía con una fotografía tamaño póster de su marido.

Después de que Putney insistió en que la posesión de un arma en un encuentro con la policía expone al portador a una respuesta letal por parte de los oficiales, Zamorano Alemán aseveró que su marido no llevaba un arma en sus manos sino el teléfono celular.

Zamorano Alemán le preguntó al ahora exjefe si era cierto que los oficiales están entrenados solo para disparar si el sospechoso está siendo amenazante o agresivo.
«Eso es correcto», contestó Putney.

«Entonces no entiendo por qué le dispararon», le dijo Zamorano Alemán, quien manifestó que su pareja no hizo ninguna acción peligrosa.

Balazos en la cabeza y el pecho

El informe de la oficina del forense del condado de Mecklenburg estableció que Galindo fue impactado en el pecho y la cabeza por los disparos hechos por Guerra.

Guerra se había vinculado al CMPD en 2013, después de haber pertenecido a la fuerza militar de los Marines, entre 2004 y 2008, como integrante de un equipo de asalto anfibio.

“Independientemente de lo que diga la Policía, es obvio que Rubén Galindo fue asesinado injustamente. Tenía las manos en el aire y lo mataron de todos modos «, dijo en su momento Héctor Vaca, de Action NC, quien le hizo seguimiento al caso de mexicano, buscando que se hiciera justicia.

La demanda

El 29 de agosto de 2019, la viuda de Galindo interpuso la demanda contra Guerra, Suggs y la Ciudad de Charlotte por la muerte de su marido.

En la querella se acusa a los policías de “usar tácticas paramilitares” en el incidente que acabó con la vida de Galindo.

Los abogados de Zamorano Alemán, Luke Largess, de la firma de Tin, Fulton, Walker & Owen, y Hochman, del despacho de Butler, Quinn & Hochman, han incluido a los videos como pruebas de la responsabilidad de Guerra y Suggs en la muerte de Galindo.
En la demanda, los abogados de la viuda aseveran que los policías actuaron con precipitación sin tener en cuenta el estado mental del finado.

El pliego afirma que los oficiales han debido esperar a que un oficial que hablara español llegara al lugar de los hechos para manejar la situación en lugar de gritar a Galindo en inglés y dar comandos imprecisos en español.

Los letrados también cuestionan el entrenamiento recibido por los oficiales implicados en la demanda para desenvolverse en una situación como la terminó con la muerte del padre de familia.

“La Ciudad fue negligente al no capacitar al oficial Guerra en los procedimientos adecuados para responder a un incidente como este”, señala la demanda.

Sobre Guerra la querella dice: “su conducta excedió el alcance de su autoridad legal, fue intencional, deliberadamente imprudente, exhibió malicia y mostró un desprecio deliberado y lascivo por los derechos y la seguridad de Galindo”.

El proceso judicial contra Guerra, Suggs y la Ciudad de Charlotte se ha prolongado por un año y siete meses, con acusaciones de los abogados de la viuda de Galindo y contestaciones de la defensa de los imputados.


El poder de las imágenes

Es de universal conocimiento que el video grabado por la adolescente Darnella Frazier, en el caso de George Floyd en Minneapolis, fue definitivo para la condena del expolicía Derek Chauvin.

“Los videos cumplen un papel importantísimo en los casos judiciales de hoy en día. No incluir un video como prueba, sería encubrimiento”, dijo German De Castro, quien perteneció a la Junta de Revisión Ciudadana (CRB) de la Ciudad de Charlotte, que tiene como función revisar las quejas de comportamiento irregular de oficiales del CMPD.

“Los videos muestran lo que ocurre, y son el recurso clave para hacer justicia”, agregó De Castro.


VIDEO

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Gracias a este periodic por darle seguimiento a este caso. Fue una terrible tragedia, injusto y total negligencia del cmpd y los Oficiales implicados. Deben de haber un juicio y con Todas las pruebas sobre la mesa. Esta muerte NO debe quedar impune.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *