Charlotte.-  Las organizaciones antiinmigrantes de Carolina del Norte han declarado un “estado de emergencia política” ante el avance en la Legislatura Estatal, del proyecto de ley HB 328, que daría permisos de conducir a los inmigrantes indocumentados radicados en el estado.

El anuncio fue hecho por William Gheen, presidente de Americanos por la Inmigración Legal (ALIPAC), tras la aprobación por parte del Comité Judicial de la Cámara de Representantes Estatal, de la propuesta que podría beneficiar a 325 mil individuos que carecen de estatus  migratorio en Carolina del Norte.

“Todavía hay tiempo para parar este proyecto de ley y que activistas de todo el país se opongan y luchen contra darle licencias a los ilegales”, anotó Gheen, en su convocatoria para descarrilar la propuesta. De acuerdo con Gheen, las llamadas y correos electrónicos de los opositores a las “licencias de conducir para los ilegales”, hechas y enviados a los legisladores en Raleigh, superan 5 a 1 a las comunicaciones de los que favorecen los permisos de manejar.

Como parte de su campaña para derrotar la propuesta de  los permisos, los líderes de ALIPAC, NC FIRE y NC Listen están preparando cabildos públicos para denunciar a los patrocinadores de la HB 328, en sus propios distritos.

Los antiinmigrantes han afirmado que el representante Warren ha “mentido” cuando ha afirmado que la HB 328 no tiene que ver con inmigración porque el texto de la ley dice que los permisos no pueden ser usados contra los portadores por “crímenes migratorios”.

Las organizaciones antiinmigrantes argumentan que la mayoría de los norcarolinos se oponen al otorgamiento de los permisos.

“La oposición a la HB 328 está entre el 77 y el 83 por ciento de los votantes y residentes legales de Carolina del Norte”, sostienen las organizaciones antiinmigrantes.

El director de NC Listen, Ron Woodard, ha dicho que otorgar los permisos de manejar a los indocumentados no hará que las carreteras de Carolina del Norte sean más seguras, tal como lo han planteado los proponentes de la legislación.

James Johnson, presidente de NC FIRE (Norcarolinos por Reforma Migratoria y Aplicación de la Ley), ha afirmado que darle documentos de conducir a los “ilegales” atraerá más indocumentados hacia Carolina del Norte.
Los tres líderes antiinmigrantes han hablado en las sesiones relacionadas con los permisos de conducir en la Asamblea General de Carolina del Norte en Raleigh.

Duros castigos por manejar sin licencia
Un proyecto de ley que plantea aumentar las penas para quienes fallen en obtener una licencia de conducir y sean sorprendidos manejando sin permiso en Carolina del Norte, fue aprobado en un comité de la Asamblea Legislativa estatal.

La propuesta legislativa HB 338, que fue presentada el 24 de marzo por el representante republicano Chris Millis, recibió la aprobación del Comité Judicial II y fue enviado al Comité de Apropiaciones de la Casa de Representantes.

De acuerdo con el proyecto de ley, una persona será acusada de un delito menor de Categoría 3, si no obtiene una licencia de conducir antes de manejar un vehículo, si no cumple con las restricciones establecidas en el documento o permite que alguien sin licencia conduzca un vehículo.

Además establece una multa de $400 para cualquier violación bajo la norma y una sentencia no menor de 20 días y no mayor de 60 días de cárcel para quien cometa una de esas infracciones por tercera vez.

El proyecto HB 338 también estipula que a la tercera vez que la persona sea sorprendida manejando sin licencia de conducir, su vehículo será confiscado por el estado. De convertirse en ley, el proyecto HB 338 entraría en vigencia el 1 de diciembre de este año.