Charlotte.- Las organizaciones del área de Charlotte están trabajando con tenacidad para evitar la deportación de los jóvenes salvadoreños Yefri Sorto y Pedro Arturo Salmerón, que fueron arrestados por agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), en la última semana de enero.

“Contactamos a la reportera Danay Rivero, del Noticiero Univisión con las familias de Yefri y Pedro, y se logró que las madres pudieran ver a sus hijos”, dijo Ana Miriam Carpio, de la Unión Salvadoreña (UNISAL).

También, Rivero entrevistó a los dos jóvenes dentro del reclusorio y ambos expusieron el peligro que correrían si son retornados a El Salvador.

“Los dos dijeron que podría representarles la muerte”, anotó Carpio, señalando que la difusión de los casos por los noticieros nacionales de Univisión y Telemundo, ha tenido un gran impacto en Washington.

La dirigente salvadoreña remarcó que la congresista Alma Adams, mencionó los casos de Charlotte, en el lanzamiento del proyecto de ley, que garantizaría representación legal para los centroamericanos que llegaron en 2014.

Además, Carpio contó que el martes 23 de febrero viajó a Raleigh y entregó una documentación en las oficinas del gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, sobre las redadas en Charlotte. “Me fui sin cita, pero me atendió la encargada de asuntos con las comunidades”, dijo la líder de UNISAL.

Por su parte, José Hernández París, director ejecutivo de la Coalición Latinoamericana, emitió un comunicado en el que confirmó la detención de un estudiante del CMS “en o cerca de una parada de autobús escolar”.

El pronunciamiento de Hernández París, da respaldo de facto, sin nombrarlo a Sorto, cuyo arresto ha sido motivo de una controversia con ICE. “Esta ciudad no debe tolerar las estrategias actuales que ponen en peligro a los niños y aíslan a comunidades enteras que se han convertido en parte integral de esta ciudad”, consignó el dirigente, en el comunicado que originó una reacción de los canales de televisión en inglés.

Denuncian que deportaron a joven que solicitó asilo

La organización de derechos civiles Unidos We Stand denunció que el joven hondureño Walter Joel Aguilar Ramírez fue deportado por las autoridades de Inmigración pese a que se habían presentado dos peticiones para suspender su expulsión del país.

“Había dos solicitudes para  reabrir su caso, una de asilo y otra de apelación de inmigración”, dijo Byron Martínez, dirigente de United We Stand, con sede en el condado de Gaston.

“Nosotros teníamos entendido que la congresista, Alma Adams, le había pedido al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) que no regresara a sus países a los muchachos que tenían solicitudes de reabrir los casos”, anotó el dirigente, Aguilar Ramírez, quien se encontraba recluido en el Centro de Detención de Stewart, en Georgia, fue montado en el avión que ICE contrató para el retorno de jóvenes centroamericanos, en la semana que culminó el 19 de febrero.

El joven de 18 años fue capturado el martes 26 de enero, en su vivienda, del área de Arrowood, al sur de Charlotte, después que agentes de ICE, ingresaron al inmueble “diciendo que eran policías”, según su padre Jesús Portillo.

“Me engañaron. Me pararon cuando había salido de mi casa. Me dijeron que estaban investigando, buscando armas y los llevé a mi casa para probarles que no tenía nada que ver con algo así de ilegal”, contó el padre.

“Allá mismo lo detuvieron, cuando apenas se despertaba”, contó el progenitor.

Según Portillo, su hijo salió del departamento de Santa Bárbara, en el occidente de Honduras, donde vivía al ser amenazado por unos individuos que estaban robando “animales”, de propiedad de su familia.

“Lo sentenciaron”, dijo Portillo respecto a quienes hostigaban a su hijo.

“Por eso se vino en 2014”, aseveró el padre, quien añadió que Aguilar Ramírez, había llegado solo a Estados Unidos, siendo menor de edad.

La organización Alerta Migratoria NC, con sede en Durham, había incluido al joven hondureño en la lista de “los 7 de Carolina del Norte” como objetivo para lograr su liberación.
United We Stand también incluyó sus datos en una documentación que envió a la Casa Blanca y al Departamento de Seguridad Nacional (DHS), respecto a las capturas selectivas de jóvenes centroamericanos en Carolina del Norte.

Según Martínez, de United We Stand, existe la esperanza que ante la atención que ha habido en las últimas semanas respecto a lo que ocurre en Carolina del Norte, es probable que no se repitan situaciones como la de Aguilar Ramírez en los próximos días.