Charlotte.- Como una medida que esencialmente atenta contra el derecho a la libertad de expresión establecido por la primera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, considera la Unión Americana de Libertades Civiles, ACLU por sus siglas en inglés, una nueva ley contra el cyberbulliying que entró en vigor en Carolina del Norte a partir del primero de diciembre.

La normativa, considerada por ACLU como la primera de su tipo en los Estados Unidos, se denomina 2012 School Violence Prevention Act (acta de prevención de la violencia escolar), y establece sanciones criminales contra los estudiantes de escuelas públicas que utilicen Internet para “intentar atormentar o intimidar” a empleados escolares, según dice el texto de la legislación.

“Esta ley es tan vaga que podría resultar en que un estudiante sea arrestado simplemente por publicar algo en Internet que un funcionario de la escuela encuentra ofensivo”, expresó Sarah Preston, directora de políticas de ACLU en Carolina del Norte, según un comunicado de la organización.

En dichas palabras la luchadora por los derechos civiles afirmó que “a los jóvenes no se les debe enseñar que van a ser castigado por decir la verdad, hablar libremente, o cuestionar la autoridad, pero eso es exactamente lo que podría ocurrir bajo esta ley”.

Mientras que por su parte Mike Meno, director de comunicaciones de la misma organización cívica, dijo a Qué Pasa Mi gente  que la entidad está preparada para emprender acciones legales contra dicha ley tanto en las cortes estatales como en las federales, e instó a los jóvenes que sean incriminados bajo la medida a que se pongan en contacto con ACLU inmediatamente para que puedan recibir información y apoyo legal.

De acuerdo con el activista, hasta estos momentos la entidad no ha “escuchado acerca de ningún joven que haya sido acusado bajo la nueva ley”, no obstante, “estamos buscando demandantes para un posible desafío legal contra esta medida”, afirmó.

Opiniones recogidas por nuestro semanario en la comunidad, van desde quienes se lo han tomado por el lado jocoso hasta quienes lo consideran muy en serio como un ataque contra la libertad de expresión.

“Si yo hubiera tenido la Internet cuando estaba en la escuela, no me hubiera importado que me metieran en la cárcel 20 años con tal de haberles podido hacer la vida imposible a muchos maestros que tuve”, dijo el trabajador de construcción Juan Muñoz.

Entre tanto Roseniel Chavarría, un estudiante de onceno grado, dijo creer que “este tipo de ley lo que hace es atemorizar a los estudiantes y negarles el derecho, por ejemplo, a denunciar a un profesor ofensivo. Y eso es contra la libertad de expresión”.

“Tengo la impresión de que esto es incostitucional. Y aunque creo incorrecto que los jóvenes se expresen mal de sus maestros, tampoco creo que sea como para meterlos en la cárcel por eso”, manifestó Oscar Ortiz, quien trabaja con la comunidad latina en la biblioteca pública del condado Monroe.

Todos los estudiantes que sean sancionados
Pueden comunicarse con las oficinas de ACLU en Raleigh Carolina del Norte, a través del teléfono 919-834-3466, o de la página en Internet acluofnc.org.