Charlotte. – El abogado, Luke Largess, expresó satisfacción por su presentación de argumentos orales, en diciembre, en el caso de la muerte de Rubén Galindo.

Largess hizo la exposición ante jueces de la Corte Federal de Apelaciones del Cuarto Circuito en Richmond, Virginia, el miércoles 7 de diciembre de 2022.

“Creo que nos fue bien. Puede que pasen meses antes de que sepamos algo, pero soy optimista”, dijo el abogado clave en el  estremecedor caso.

Le disparó un policía del CMPD  

Galindo, de 29 años, pereció en la noche del 6 de septiembre de 2017, por disparos de un oficial de la policía de Charlotte-Mecklenburg (CMPD). Un video muestra al mexicano saliendo del portal de su vivienda con los brazos completamente extendidos hacia el cielo y súbitamente desplomándose por los balazos.

Grabaciones de las cámaras corporales de los oficiales, hechas hace más de cinco años, muestran al policía que mató a Galindo en posición de disparar. En un fotograma del video se observa al oficial en la esquina de una vivienda que parece cubrirlo parcialmente y en diagonal a Galindo descubierto.

En el video, instantes después de los disparos, se ve a la viuda de Galindo salir de la casa, sollozando, gritando, horrorizada por lo ocurrido.

El aviso del tribunal

Precisamente, Azucena Zamorano Alemán es la titular de la demanda civil en contra de dos oficiales de policía del CPMD y la Ciudad de Charlotte.

“Procedencia de un juicio sumario a los policías demandados cuando el difunto llamó a la policía para entregar un arma y no la estaba encañonando cuando el agente le disparó”.

Ese fue el aviso del tribunal sobre la audiencia de Largess frente a los magistrados federales, Robert King, Barbara Milano Keenan, y Julius Richardson.

Durante 2022, la Corte Federal de Apelaciones registró cuatro instancias en las que hubo presentaciones de documentos para trámite judicial entre las dos partes implicadas.

La apelación

En octubre de 2021, Largess sometió una apelación ante la corte federal asentada en Richmond, Virginia, que fue aceptada para ser litigada por el tribunal.

La importante Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito, segunda en rango en el país, maneja casos de las dos Carolinas, Virginia, Virginia Occidental, y Maryland.

A favor de los policías

En septiembre de 2021, el magistrado Robert Conrad, juez de Distrito del Oeste de Carolina del Norte, había emitido un veredicto favoreciendo a los policías. En su dictamen, Conrad negó a Zamorano-Alemán y a sus abogados la realización de un juicio civil con jurado por la muerte de su marido.

Conrad ordenó el cierre del caso y falló a favor de los demandados, el oficial David Guerra, veterano de las guerras en Irak y Afganistán. Eximió a Guerra, quien hizo los disparos que mataron a Galindo, y  a Courtney Suggs, quien participó en la operación que tuvo el funesto final.

Impunidad y videos

El veredicto de Conrad marcó una tendencia constante en las decisiones de los funcionarios judiciales que fallan a favor de agentes y los departamentos policiales.

 El dictamen del magistrado reafirmó la percepción de impunidad entre la comunidad latina tras darse a conocer en octubre de 2017 el doloroso, controversial. video.

Pero, no solo Conrad, descartó el impactante video de la muerte del obrero y padre, tomado por la cámara corporal de otro agente del CMPD.

Previamente, en noviembre de 2017, el entonces fiscal de Distrito del Condado de Mecklenburg, Andrew Murray, dictaminó no llevar al Gran Jurado a Guerra.

Murray explícitamente consignó en su decisión que excluía los videos para garantizarle a los acusados un juicio justo, pese a que las imágenes fueron reveladoras.

Cinco videos mostraron el accionar de cuatro oficiales del CMPD en el complejo de apartamentos Hunters Pointe, en el noreste de Charlotte.

El fiscal, que había trabajado para la firma que representó a los policías, no consideró eso un conflicto de interés, y no se declaró impedido.

Demanda

En agosto de 2019, la viuda de Galindo interpuso la demanda contra Guerra, Suggs y la Ciudad, acusando a los policías de “usar tácticas paramilitares”.

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Insisten mucho en lo del “padre de familia” para que a la gente le dé lástima con el individuo. Pero lo más seguro es que el bato estaba borracho o mariguano o posiblemente las dos cosas y salió con una pistola en la mano con la casa rodeada por los policías. La policía hizo lo correcto. El bato estaba en Estados Unidos y la policía no es culpable de que no haya aprendido a hablar inglés. Le dijeron varias veces que soltara la pistola. Si no sabía inglés pues ni modo, que hubiera aprendido antes de andar con un arma ilegal. Bonito fuera que la policía tuviera que buscar a alguien que hable el idioma de cada tipo armado. Y si se trata de un indio de una tribu que habla una lengua rara de esas, entonces hay que ir a buscar al cacique de la tribu a México para que traduzca? No jodan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *