Varias personas abandonan una piscina en Hendersonville con la bocina. Foto: Captura

[Actualizada] Hendersonville.- Un día de sol, agua y diversión terminó nublado para varias familias hispanas que decidieron ir a pasar el día a una piscina de Carolina del Norte.

El 12 de julio, el grupo de personas se habría visto obligado a desalojar la piscina del Flex Fitness Recreation Center, en Hendersonville, por supuestamente escuchar música en español con una bocina, según explicó una de ellas en varios vídeos publicados en las redes sociales.

“Nos corrieron porque somos mexicanas y no les gustaba la música en español”, dijo Verónica Ramírez.

Según cuenta en el vídeo, otros clientes que se encontraban en la piscina se habrían “quejado” de la música.

En otro de los varios vídeos que circulan por las redes sociales, y que ya cuenta con más de 8.2 millones de vistas en TikTok, se ve cómo el grupo de familias con niños se dispone a dejar las instalaciones mientras agentes del sheriff aguardan a la distancia.

“Me duele tanto ver la desigualdad y el racismo. Te voy a explicar qué pasó y sí nos vamos a ir porque entiendo tu trabajo. Eres un trabajador”, dijo una de las mujeres del grupo a uno de los oficiales. La mujer le explica que la piscina había tenido música en inglés antes, «pero como nuestra música es en español, ella con una mala actitud desconectó y se llevaba nuestra bocina” dijo posiblemente refiriéndose a la dueña del centro recreativo.  

La gerencia del Flex Fitness Recreation Center llamó a la Oficina del Alguacil de Henderson, un condado del noroeste del estado, para solicitar el desalojo del grupo de personas, confirmó a Qué Pasa un vocero del sheriff. También apuntó que los agentes no necesitaron llevar a cabo ninguna acción durante la salida del grupo.

“Siempre he considerado respetar para que me respeten. No se vale lo que ese día nos hicieron, no quiero volverlo a pasar y no quiero que nadie de ellas que están aquí conmigo lo vuelvan a pasar nunca jamás”, dijo Ramírez durante una conferencia de prensa el sábado, en la que estuvo acompañada de algunas de las mujeres y niños que ese día también estaban en la piscina.

El grupo organizó la protesta delante del Capitolio de Carolina del Norte, en Raleigh, con el apoyo de la organización Poder NC.

Qué Pasa ha intentado contactar con Flex Fitness Recreation Center por medio de llamadas y correos electrónicos, pero hasta el momento no ha obtenido una respuesta.  

Piden igualdad

Ramírez dijo haber sentido “coraje” e “impotencia” al verse forzada a abandonar la piscina escoltada por las autoridades. “No hubo ninguna razón para que nos sacaran con policías”, apuntó durante la conferencia.

“No quiero que nadie vuelva a pasar (por) esta situación, que nadie se vuelva a sentir humillado, que nadie vuelva a sentir este dolor que tenemos”, dijo la madre mexicana.

Ramírez y el resto de familias hicieron un llamamiento para pedir “igualdad” y “justicia” y, en un mensaje dirigido directamente al alguacil del condado de Henderson, le instaron a que dé a conocer el informe policial de lo ocurrido el lunes en la piscina. También pidieron que haga pública la llamada al 911 y que creen una política que evite poner a los niños en situaciones en las que deban actuar como intérpretes para las fuerzas del orden.

Notificación de desalojo

Ramírez alquila un local anexado a las instalaciones de la piscina donde lleva a cabo sus clases de zumba. El local estaría regentado por Fitness Flex Recreation Center.

Al día siguiente de abandonar la piscina, Ramírez encontró una notificación de desalojo en la puerta de su local.

“Desde ayer supe que esto iba a pasar”, señala Ramírez en un vídeo publicado en su cuenta de Facebook. “Tengo diez días para salirme (del local)”.

Qué Pasa también se ha puesto en contacto con el centro recreativo por este asunto, pero todavía no han respondido.  

Recaudación de fondos

Dos días después de lo ocurrido, Bonnie Corral, una amiga de la familia de Ramírez, creó una cuenta en el sitio web de donaciones Gofundme con el objetivo de recaudar $20,000 para “lograr la igualdad en el condado de Henderson y todas las áreas circundantes”, indica el texto de la página.

El dinero recaudado también se invertiría en la “representación y reubicación” por la pérdida del local.

El lunes por la mañana, los fondos recaudados superaban los $15,000.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *