Lemont Terry Johnson, de 35 años, es acusado de abusar sexualmente de un inmigrante hispano en Franklin.

Condado Franklin.-  Un hombre hispano de Carolina del Norte deberá enfrentar en una corte a quien abusó sexualmente de él en 2015. Tendrá que verle la cara a ese desconocido que en abril de este año, gracias a una prueba de ADN, por fin pudo ser arrestado por este crimen.

“Que se haga justicia para que a otros no les pase lo mismo que a mí”, repite una y otra vez Pedro (protegeremos el nombre real de la víctima). “Este hombre había cometido muchos crímenes en Raleigh”.

Un condenable crimen

Una de las sensaciones que más recuerda Pedro de esa noche es el miedo que sintió de morir. “Pensaba que no había hablado con mi mamá lo suficiente, que no había hecho tantas cosas…Pensaba: acá acabó mi vida”, cuenta a Qué Pasa.

El 21 de junio de 2015, alrededor de las 9:30 pm, salió de su vivienda en un barrio de casas móviles en Louisbourg, en el condado Franklin, para hablar por teléfono debido a la mala señal que tenía al interior del inmueble. Subió a su auto y encendió el motor, sin imaginar el peligro que corría.

“De pronto vi que alguien me apuntaba con una pistola. Ese hombre se subió a mi carro, me atacó, me golpeó y después me violó”, narra. “No sé cómo se me ocurrió presionar la alarma de la llave del carro. Comenzó a sonar y poco después llegó la policía”.

El sonido que invadía la noche alertó a unos guardias apostados en un asilo, a pocos metros del barrio de trailas.

“Creo que tardaron unos cinco minutos. El hombre se echó a correr y no pudo ser atrapado. Se llevó mi teléfono”.

Bajo el protocolo tras una violación sexual, Pedro fue trasladado al médico legista en Raleigh.

“Me pusieron una inyección, me tuve que quitar toda la ropa frente a un oficial y revisaron todo mi cuerpo. Fue muy difícil para mí”, afirma.“Ellos (la policía) se quedaron con el preservativo que mi atacante dejó, así como con toda mi ropa”.

Pedro llegó a Carolina del Norte en busca de un mejor futuro y pertenece a la comunidad LGTBQ, una de las más vulnerables en casos de violencia sexual.

Capturado

Dicen que la justicia tarda pero llega. Pedro confía en eso. En abril de este año, la autoridades del condado Franklin lo alertaron que la pruebas de ADN recolectadas la noche que fue atacado, coincidía con la de un hombre arrestado ese mes en Raleigh, por atacar a una mujer.

Se trataba de Lemont Terry Johnson, de 35 años.

Desde 2008, este hombre ha entrado y salido de la cárcel 15 veces en el condado Wake, de acuerdo con su récord criminal al que tuvo acceso Qué Pasa.

Entre sus delitos figuran posesión de droga, abuso de menores, hurto, allanamiento de morada, robo y violación de la orden de libertad condicional.

Johnston se encuentra encarcelado en el centro de detención del condado Franklin acusado por delito sexual en primer grado contra de Pedro en junio de 2015. Se le impuso una fianza de $500 mil dólares.

Este hombre también deberá enfrentar a la justicia en Wake por hurto menor cometido en octubre de 2020 y ataque a una mujer en abril de 2021.

Al momento de su arresto vivía en la cuadra 1200 Beverly Dr, Raleigh, NC 27610, cerca de Poole Road.

La audiencia de Johnston que estaba programada para el pasado lunes, fue postergada para el 8 de agosto. Y en ella estará Pedro, como una de sus víctimas.

“Me atreví a denunciarlo porque muchas veces los hispanos, en especial quienes somos indocumentados, nos da miedo y nos quedamos callados (ante crímenes). Claro que por un momento pensé que podían mandarme para México pero, pensé por qué sino no hice nada malo”.

Pedro confía ahora que las autoridades hagan su parte e impidan que su agresor salga pronto de la cárcel.

“Tengo miedo que quede libre y después venga contra mí. Pero si cuento mi historia es porque no quiero que nadie más viva lo mismo que yo. Vivir un ataque así, es muy triste”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *