Cary.- La comunidad latina del área del Triángulo tuvo la oportunidad de pedir explicaciones a la administración del gobernador Pat McCrory por el intempestivo cierre de la Oficina de Asuntos Hispanos y Latinos, durante una encendida reunión mensual del capítulo local de la Asamblea Nacional de Hispanos Republicanos (RNHA).

En la cita, realizada el jueves pasado en el restaurante cubano Havana Grill, la directora de la Oficina de Recursos Comunitarios y Ciudadanos de la Gobernación, Judy Jefferson, respondió estóicamente a las críticas y cuestionamientos de líderes hispanos, en su mayoría republicanos.
Jefferson explicó que la Oficina de Asuntos Hispanos fue objeto de una “reestructuración” para pasar a formar parte de su despacho desde el cual, prometió, el gobierno estatal busca escuchar y atender las necesidades de todos los residentes, incluídos los latinos.

Un nuevo Consejo

Para ello, Jefferson dijo que su oficina planea contratar personal bilingue que hable español y aseguró que el Consejo Asesor de Asuntos Hispanos y Latinos continuará aunque será reformulado bajo una nueva orden ejecutiva a partir de septiembre, cuando termina el mandato del actual grupo de 15 miembros designado hace dos años por la entonces gobernadora demócrata Beverly Perdue.

“Nunca hemos pensado en terminar el Consejo, no sé porque alguien pensó en eso, eso no va a pasar”, aseguró Jefferson durante la acalorada reunión.

“Estamos buscando activamente reclutar gente de todo el estado para participar en este Consejo, estamos recibiendo recomendaciones de muchas personas y currículos de gente que quiere representar a esta comunidad”, añadió.

Jefferson informó que la administración estatal quiere que dicho Consejo sea más activo en su labor de asesorar al gobernador McCrory en asuntos que interensan a la comundiad latina y por ello, dijo, se piensa invertir fondos para cubrir ciertos gastos como los viajes de los miembros que se reúnen en Raleigh cada tres meses.

El encuentro tuvo momentos de tensión debido a las airadas críticas en contra del cierre de la oficina de Asuntos Hispanos, pero la funcionaria no perdió la compostura y respondió cordialmente.

“Nosotros respetamos a su comunidad. Mírenme, ¿creen que yo no sé lo que es ser estereotipado, que no sé lo que es la discriminación?”, preguntó en un momento Jefferson quien es afroamericana. “Vengan a nuestra oficinas y dennos una oportunidad”.

Al final, en diálogo con Qué Pasa, Jefferson dijo estar satisfecha y reiteró que hará todo lo posible por mejorar la comunicación con la comunidad hispana.

“Esta clase de intercambio abierto de ideas lo tomamos en serio y creo que puede ayudarnos a mejorar nuestra habilidad de comunicarnos con este sector de la población”, dijo Jefferson.

Ante el cuestionamiento sobre la falta de personal latino e hispanohablante en su oficina, Jefferson dijo que la administración estatal está trabajando en ello y presentó a una miembro de su despacho, Diana Rodríguez, quien es de origen colombiano y bilingüe.

Sin embargo sus explicaciones no dejaron satisfechos a la mayoría de los asistentes.

Duras críticas
El cubano republicano Frank Castillo criticó el cierre de la Oficina de Asuntos Hispanos y dijo que por más que exista personal bilingue en el despacho de Jefferson, será insuficiente.

“No creo que esta gente conozca la cultura latina”, se quejó Castillo. “Teníamos a alguien con quién hablar con confianza y ahora no hay nadie”.

“Teníamos 10 años con esa oficina y de buenas a primeras se vaporizó. Esa fue una falta. Yo soy republicano, aliado al partido, creo en sus valores, pero lo que han mostrado es una falta de sensibilidad con los latinos“, agregó.

John Faison, director del Centro Internacional de Raleigh que aboga por los inmigrantes, cuestionó duramenten a Jefferson.

“Ella no esta capacitada, no sabe español, no conoce de los inmigranes y las personas en su oficina que supuestamete hablan español no son inmigrantes”, dijo Faison a Qué Pasa.

“¿Cómo van a responder a las necesidades de los hispanos si no hablan español y no entienden su cultura, su forma de vivir, su punto de vista? Se necesita más que saber un idioma“, agregó.
Una mala decisión

Carlos Vidales, quien preside el capítulo de la RNHA en el condado de Wake, fue más benévolo aunque admitió que la forma en que se cerró la Oficina de Asuntos Hispanos no fue la mejor.

“Personalmente no me ofendí, me pareció que lo que están haciendo es prudente y correcto, pero no cómo lo hicieron, sin consultar con nadie”, dijo.

Donna Williams, presidenta del Partido Republicano en Wake, coincidió en que la decisión no fue comunicada de la mejor manera.

“Yo no sé cuáles fueron las razones reales pero pienso que buscar dentro de la comunidad hispana y hablar con sus líderes antes de que esto pase hubiera ayudado a que la gente no esté tan molesta con esta decisión”, dijo Williams a Qué Pasa.