Rockingham.-  Lo que sería un día de diversión y aventura, terminó en tragedia. Nueve miembros de una familia, la mayoría de origen hispano, que navegaban con ayuda de flotadores en las aguas del Río Dan, en el condado Rockingham, al noreste de Carolina del Norte, fueron arrastrados hasta una represa. Cuatro de ellos murieron, una embarazada de siete meses se encuentra desaparecida y cuatro lograron ser rescatados.

El accidente ocurrió la noche del pasado miércoles cerca de la planta de energía de Duke Energy, pero las autoridades se percataron de lo sucedido al día siguiente cuando un trabajador llamó al 911 alertando a ver visto “lo que podrían ser personas en peligro”.  Los cuatro sobrevivientes habían pasado 19 horas en el agua, aferrados a la presa y luchando por sus vidas.

Golpeados por la fatalidad

El miércoles 16 de junio, los esposos Antonio Ramón, de 30 años, y Teresa Villano, de 35, acudieron al Río Dan en compañía del matrimonio Rubén Villano, de 35, y Bridish Crawford, de 27, sus hijos de Isiah Crawford de 7 años, Eric Villano, de 14, e Irene Villano, de 18. Todos residentes del pequeño poblado Eden.

También los hermanos Karlos Villano, de 14, y Sophia Wilson, de 15, y que habían llegado de vacaciones desde LaPorte en Indiana.

Todos, de acuerdo con la oficina del alguacil del condado Rockingham, estaban practicando  practicar «Tubing» que consiste en usar flotadores en formas de donas para navegar. 

Aún no está claro lo que sucedió para que el grupo fuera arrasado hasta la presa.

‘Esta es una situación muy trágica. Queremos pedirles que digan una oración por las familias, las que perdieron a un ser querido”, dijo el alguacil del condado Rockingham, Sam Page.

Los esposos Antonio Ramón y Teresa Villano. El falleció y ella sigue desaparecida.

Los fallecidos y rescatados

El jueves por la mañana el equipo de rescate del condado Rockingham pudo salvar a Ruben Villano, a sus hijos Eric e Irene Villano y a su sobrino Karlos Villano, quienes se mantuvieron a flote durante 19 horas. Todos fueron trasladados a un hospital.

Las autoridades indicaron que las víctimas no alertaron del accidente debido a que no tenían sus teléfonos celulares con ellos.

El esfuerzo de búsqueda del resto de la familia fue intenso tanto por mar como por aire y participaron varias agencias de Carolina del Norte y Virginia.

Lamentablemente encontraron sin vida a Bridish Crawford, Antonio Ramon, Sophia Wilson e Isiah Crawford. El cuerpo del niño pudo ser hallado el sábado cerca a Draper Lading, luego de más de 30 horas de búsqueda.

Los esposos Rubén Villano y Bridish Crawford. Ella falleci´ó.

«Íbamos y oímos el agua un poco, pero hemos estado en el río antes, hay un pequeño chapuzón y sigues», dijo. «Eso es lo que pensamos que era. Y recuerdo que vi a mi tío, bajó primero y estaba sonriendo, riendo … ahí fue cuando bajó y no recuerdo haberlo escuchado y luego vi al resto de mi familia y todos estaban con él, mi mamá, mi hermano, mis primos y mi papá, todos”, contó Irene Villano al canal WFMY2. 

La joven dijo que al principio se quedó atrás, agarrándose a un árbol, pero luego decidió unirse a su familia. Cuando se acercó pero que sus seres queridos estaban fuera de la vista.

Sophia Wilson también murió en el accidente

«Recuerdo que finalmente miré y era mi papá, y él estaba como ayúdame, ayúdame a encontrar a mamá. Estábamos intentándolo, pero no pudimos hacer nada y ya era demasiado tarde», dijo. «Recuerdo que miré y vi a mi papá, a mi hermano y a mi primo, y estaba tan feliz de verlos. Pensé que estaba sola».

Irene narró además que pudieron sobrevivir en el agua al agarrarse de la presa.

«Hay un pequeño agujero en la pared lo suficientemente grande como para meter mi dedo meñique, y me aferré a eso todo el tiempo, todo el tiempo”.

El pequeño Isiah Crawford hijo de Rubén y Bridish es otras de las víctimas mortales

Hasta el cierre de la edición Teresa Villano se encontraba desaparecida. Debido al incremento de las agua las operaciones de rescate fueron postergadas.

“Estamos muy agradecidos por los hombres y mujeres de las múltiples jurisdicciones y agencias que han invertido muchas horas en esta operación. También por el apoyo de la comunidad que hemos recibido durante este evento. Las iglesias, tiendas, restaurantes y personas que han donado cualquier tipo de mercancía, estamos realmente agradecidos”, dijo Rodney Cates, Director de servicios de emergencia del condado Rockingham.

Un accidente que no debe repetirse

Cate indicó que es inusual que las personas floten por el río en flotadores o balsas. La mayoría sale y camina alrededor de la presa.

Agregó una advertencia para cualquier persona que se sumerja en el agua, pidiendo a la gente que tenga cuidado ya que hay una ‘caída bastante pronunciada’ de la presa.

“Sepa dónde está, conozca sus alrededores, tenga un chaleco salvavidas, es posible que la cámara de aire no siempre permanezca inflada y si la cámara de aire no está inflada, necesita algún tipo de dispositivo de flotación para asegurarlo mientras está en el río”, señaló.

Campañas de ayuda

Amigos de las víctimas han iniciado campañas de recaudación de fondos para los gastos de funeral.

Para el traslado del cuerpo de Sophia Wilson a Indiana existe la página:  https://www.gofundme.com/f/please-help-us-bring-sophia-home

“Ayúdame a llevar a mi bebé a casa y a que descanse en paz”, escribió Megan Heitz, madre de Sophie en su cuenta de Facebook.

Mientras que para reunir el dinero que cubra los gastos de los funerales de Bridish Crawford y su pequeño hijo Isiah se creó: https://www.gofundme.com/f/bridish-isiah-crawford-memorial-expenses

Heitz también se pronunció al respecto: “Esta mi cuñada y mi sobrino también fallecieron en esta horrible tragedia por favor ayúdenos o compartan lo más posible ayúdenos a llevar a todos estos seres queridos a casa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *