Charlotte.- Después de dos días y 16 horas de permanecer inconsciente por las graves lesiones causadas por el impacto de un automóvil de policía, falleció el domingo 3 de junio, antes del mediodía, en el Centro Médico Carolinas del Uptown, el abuelo y padre, Arnulfo Salazar, de 80 años de edad.

“Era una persona supervital, lleno de vida, muy activo, no manejaba, tomaba el autobús, caminaba diez millas al día”, dijo desconsolado Alex Salazar, hijo del finado.

A Arnulfo Salazar, que había nacido en la localidad de Marsella, Caldas, Colombia, el 9 de marzo de 1938, le sobreviven tres hijos y seis nietos, todos radicados en Charlotte.

La muerte de Salazar se derivó de la colisión de una patrulla policial, Chevrolet Caprice de 2013, contra su humanidad a las 6:15 de la tarde, del jueves 31 de mayo, en la intersección de South Tryon Street y Moss Road en el área de Steele Creek, en el Sur de Charlotte.

Salazar fue trasladado al hospital del CMC por los paramédicos de MEDIC, donde el parte clínico señaló que el hombre experimentaba fracturas de cráneo, fémur, huesos de la pelvis y varias costillas, además de colapsamiento de los pulmones, ruptura de la vejiga y otras complicaciones.

Durante el tiempo en que permaneció en el nosocomio, Salazar estuvo entubado, ayudado con respirador artificial y los médicos trabajaron para controlarle una pertinaz hemorragia interna.

El vehículo, perteneciente al Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg (CMPD), que golpeó a Salazar, estaba siendo conducido por el oficial Jeffrey Page, de 27 años, quien se desplazaba en dirección al suroeste por la South Tryon, en plena luz del día y con un “tráfico ligero”, al ocurrir el accidente.

De acuerdo con información dada por la policía a los medios de comunicación, Salazar “se encontraba parado en el separador central y cruzó la vía en frente al auto del oficial”.

Un informe de la División de Steele Creek del CMPD indicó que “el peatón no se hallaba en un sendero peatonal marcado y no llevaba ropa reflectante”.

“No entendemos porque en la información de la policía se hace esa referencia al tipo de prendas que llevaba mí papá, que cuando fue atropellado todavía era de día”, dijo Sandra Salazar.

“Tampoco en el informe se aclara que ese día solo lloviznó ocasionalmente y que la precipitación fue mínima”, añadió la doliente.

“Tenía haciendo la misma rutina de caminar hacia la casa y recorrer el vecindario desde hace diez años sin que nada malo le pasara. Pese a su edad era una persona que siempre estaba muy alerta”, anotó Alex.

Salazar, que había vivido en Estados Unidos durante 45 años, era ciudadano estadounidense, y se había establecido en Charlotte desde 2008.

El abuelo había trabajado durante años como operario de máquinas en Nueva Jersey, estaba jubilado y residía en la vivienda de una de sus hijas.

“Nos enteramos porque yendo al gimnasio vimos de lejos el accidente, lo llamamos al celular y no contestó. Me entró un mal presentimiento, revisé una aplicación de accidentes en el vecindario, leí los datos y guiada por el instinto nos fuimos al lugar de los hechos”, contó Jimena Salazar, la hija menor.  “De allá nos fuimos para el hospital”.

John Meneses, yerno de Salazar, lamentó lo que llamó “falta de humanidad de la policía de Charlotte”.

“En el hospital se presentó un oficial, que únicamente preguntó quiénes éramos y nos entregó algunas pertenencias del suegro mojadas, sin incluir el celular”, contó.

Según Meneses, después de esa visita, la policía local no los ha contactado para nada.

Justin Meneses, nieto del finado, indagó al policía J.B. Reibold, sobre el uso de cámaras por parte del patrullero Page antes, durante y después de la colisión, pero el investigador le dijo que no estaban activadas.

La familia sostiene que en la intersección donde ocurrió el accidente hay cuatro cámaras, que podrían esclarecer lo sucedido.

La familia expresó agradecimiento por la solidaridad de su vecindario que ha acudido a expresarle sus condolencias.

Qué Pasa-Mi Gente se contactó por correo electrónico con el CMPD, pidiendo una reacción a la muerte de Salazar.

La solicitud fue respondida con dos mensajes, uno a las 7 de la noche del domingo, que indicaba que no tenían actualizaciones sobre el caso y otro a las 10:27 de la noche confirmando el deceso de Salazar, en las horas de la mañana.