Raleigh.- A pesar de que las autoridades y los meteorólogos emitieron una alerta de tormenta invernal, cientos de residentes del área del Triángulo fueron sorprendidos la tarde del miércoles 12 de febrero por una fuerte nevada que rápidamente acumuló nieve y generó un caos en las carreteras.

La nieve comenzó a caer en el área pasado el mediodía como estaba previsto pero lo que nadie esperó fue la rapidez con la que se acumularía en las calles y carreteras que en menos de una hora se tornaron blancas y se hicieron intransitables.

Amador Ibarra, que volvía de High Point hacia Durham en un camión de la compañía en la que trabaja, quedó atascado en la carretera I-85 a la altura de la salida 176 cerca de la 1:40 de la tarde.

“Nos quedamos parados como unas cuatro horas cuando nos faltaban sólo cinco millas para llegar, la nieve se acumuló demasiado rápido y quedaron varios carros en las orillas porque la pista estaba bastante peligrosa”, contó Ibarra a Qué Pasa.

Mary Conde, una madre de familia también se vio sorprendida  por la tormenta cuando salía de una cita en el Centro de Durham y estuvo a punto de quedarse atrapada por la nieve cerca de su casa.

“Cuando salí de mi cita ya estaban las calles totalmente cubiertas de nieve y el piso congelado. Tuve que ir a recoger a mis hijos y de ahí hasta mi casa, me asusté mucho porque en la primera luz el carro no frenó”, contó.

Conde dijo que tardó dos horas y media en llegar a su casa, un recorrido que normalmente le toma 20  minutos, debido a la nieve que le obligó a manejar a menos de 10 millas por hora.

“Pasé sobre la 85 y estaba totalmente parada, en la Duke Street los carros se quedaban atascados y yo casi me quedo atrapada cerca de mi casa en la calle Murray”, dijo.

A Freddy Barcenas le tomó casi ocho horas llegar a su casa en Raleigh desde Durham donde se encontraba trabajando cuando empezó la nevada.

“Estábamos cerca de la Universidad de Duke cuando empezó a nevar, no tardamos ni cinco minutos en guardar las cosas y salir pero cuando quisimos entrar a la 54, luego a la 40 y después a la 540 ya todo el tránsito estaba parado”, contó Barcenas.

“Vimos un montón de accidentes en la ruta y gente que dejaba sus carros porque se quedaban en la nieve”, añadió.

La Policía de Carreteras reportó que entre el miércoles y el jueves respondió a 6,750 llamadas de emergencia en todo el estado, cuando el normal volumen por día es de 800.

Sólo en Durham se registraron 200 accidentes de tránsito entre miércoles y jueves, mientras que en Raleigh hubo 92 entre la 1 pm de miércoles y las 3:30 del jueves.

El jueves, cuando cayó una segunda tanda de nieve luego de que los caminos amanecieran congelados, el gobernador Pat Mcrory informó que 139 vehículos abandonados en las carreteras habían sido remolcados en todo el estado, entre ellos 50 en el área del Triángulo para despejar las vías.

Pero cientos de vehículos abandonados permanecieron en las vías incluso hasta el sábado cuando se normalizó la situación.

MAS FOTOS