Greensboro.- Un grupo de familias y activistas visitaron al alguacil del condado Guilford para agradecerle por su “amistad” hacia la comunidad inmigrante.

El 14 de febrero decenas de tarjetas fueron entregadas al sheriff Danny Rogers afuera de su oficina en el centro de Greensboro, en parte por mantener su posición de no alinearse con los agentes de ICE.

“Estoy consciente de lo que está sucediendo”, dijo el sheriff Rogers, en relación al gran número de arrestos de indocumentados por todo Carolina del Norte en fechas recientes, quienes ahora enfrentan la deportación. “El gobierno federal tiene su trabajo que hacer y yo tengo mi trabajo”. 

Según explicó al grupo, en las cárceles en Greensboro y High Point no se honran las llamadas “detenciones” de ICE sin la firma de  un magistrado o juez federal en el documento.

Esta política es la misma que hace años estableció el alguacil anterior BJ Barnes, así como en los últimos meses los sheriffs de condados como Forsyth, Mecklenburg y Wake. 

De acuerdo con el sheriff Rogers, su meta es que la gente en el condado Guilford pueda “respirar paz y eliminar el miedo”.