Conozca qué beneficios amplian o no bajo la Ley de Carga Pública.

Raleigh.- En marzo de este año el gobierno de Joe Biden anunció la cancelación de los cambios a la regla final de la Ley de la Carga Pública que había impulsado su antecesor Donald Trump, cuyo gobierno se empeñó en poner obstáculos a la inmigración, incluso aquella que es legal.

“El Departamento de Seguridad Nacional cerró el libro sobre la regla de carga pública”, dijo Alejandro Mayorkas, secretario de DHS en un comunicado que explicaba que habían presentado una regla que cambiaba las políticas de la“carga pública”.

Entonces, ¿en qué situación se encuentra esta ley que pondera la admisibilidad de un inmigrante que quiere ingresar a Estados Unidos o busca una “green card”?

Para la abogada Kate Woomer-Deters del Centro de Justicia de Carolina del Norte lo primero que hay que entender es que bajo esta ley, el gobierno analiza varios criterios de los inmigrantes que solicitan un estatus legal como el ingreso, la salud, educación, habilidades o destrezas, así como si cuentan con el apoyo de su familia y su estado financiero.

“La  Carga  Pública es una ley muy vieja que ha existido por muchos años en este país y básicamente de lo que se trata es que una persona no puede entrar a los Estados Unidos con un estatus legal si va a depender del gobierno”, indicó durante una charla realizada junto con Qué Pasa y la Federación Hispana.

Esta ley había estado inamovible desde los años 90 hasta la llegada de Trump.

“ (Trump) intentó cambiar la ley y pasó una regla que era más estricta y más difícil para que la gente pasara la evaluación de admisibilidad. Pero en marzo de este año, el presidente Biden básicamente borró la regla de Trump y regresamos a la que teníamos hace 20 años atrás”.

Qué beneficios son considerados carga pública

Los intentos de cambio de la administración republicana generaron miedo y confusión sobre qué beneficios eran considerados como carga pública y cuáles no.

La abogada Woomer-Deters sostuvo que bajo la nueva regla de Biden, la misma que ha tenido Estados Unidos desde hace 20 años, solo hay cuatro tipos de beneficios que no se deben usar: SSI que da dinero en efectivo para personas discapacitadas, el TANF que también proporciona dinero mensual para los pagos de servicios, así como cualquier otro programa que da ayuda financiera constante.

En Carolina del Norte solo funcionan el SSI y TANF.

También se considera bajo la carga pública el Medicaid pero, solo si se usa para estar hospitalizado por una largo periodo o para vivir en un hogar para personas ancianas o centro para personas discapacitadas.

“El gobierno va a considerar algunos beneficios públicos de manera negativa para su aplicación. Pero eso no significa que será rechazado automáticamente”, aclaró la abogada.

Qué beneficios no son considerados

Woomer-Deters dijo que cualquier programa de nutrición o salud “se puede usar sin preocupación”. Además, aquellos que dan ayuda financiera pero de manera limitada, es decir solo una vez o para un propósito.

Algunos de los beneficios que se pueden pedir sin miedo bajo la carga pública son: Medicaid de emergencia o mujeres embarazadas. ACA/Obamacare, estampillas de comida, desayunos y almuerzos en las escuelas, asistencia para gastos de energía (LIHEAP), créditos de impuestos inclusos los de trabajo (EITC) y para familias de niños, becas o préstamo para la escuela o universidad, desempleo, ayudas de FEMA, entre otros.

Programas bajo COVID-19

La abogada del Centro de Justicia de NC explicó también que todos los programas creados ante la pandemia del COVID-19 se pueden usar sin temer que estos puedan ser considerados como carga pública.

Estos programas son: cualquier prueba, vacuna o tratamiento médico relacionados con el coronavirus. Los cheques de estímulo también entran en este grupo por dos razones: son créditos de impuestos y es una ayuda que no es constante.

Los programas que ayudan para el pago de la renta y servicios, los de FEMA para gastos funerarios, PEBT, no son considerados como parte de la carga pública.

“Las personas pueden usar estos programas si son elegibles”, recalcó la abogada.

Inmigrantes no afectados

Hay cierto tipo de inmigrantes que no estarán afectados por la carga pública.  Estos son los que tienen green card y quieren la ciudadanía en el futuro, refugiados, asilados, personas que son víctimas de violencia doméstica o crímenes que buscan una visa U, los que están renovando DACA, los solicitantes de visa T por ser víctimas de tráfico humano, VAWA, estatus de inmigrante juvenil, entre otros.

“Estos grupos no tienen que pensar en la carga pública porque no aplican”, indicó Woomer-Deters.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *