Siler City.- Una madre de familia mexicana y otros cinco inmigrantes hispanos fueron arrestados esta semana en el condado Chatham por las autoridades de inmigración, bajo cargos de supuestamente trabajar con documentos falsos en un restaurante de comida rápida de Siler City.

También, en las redes sociales surgieron rumores sobre retenes de agentes de inmigración en las calles de Siler City, pero esto fue aclarado por la policía local. “No hay retenes con ICE”, explicó en un correo electrónico el jefe Gary Tyson, de la Policía de Siler City. “Tuvimos a unos individuos trabajando con identificaciones falsas en un restaurante local y se realizaron algunos arrestos debido al nivel de la violación”, dijo Tyson.

Los operativos de los agentes federales de ICE en Siler City ocurridos esta semana habrían comenzaron desde el martes por la mañana. Ese día, la mexicana Ismelda Muñoz Cosme, de 37 años, quien trabajaba para el restaurante McDonald’s, salió de su casa a las 7 am para dejar a su hijo de 5 años en la parada del autobús escolar y cuando volvió, un convoy de 5 o 6 automóviles la esperaban afuera de su hogar, según dijeron a Qué Pasa familiares de Muñoz Cosme.

Esa misma mañana y al día siguiente, los agentes de ICE se aparecieron en otros puntos de Siler City y sus alrededores, incluyendo un parque de casas móviles ubicado a un costado de la autopista 64 en Staley alrededor de las 10 de la mañana, reportaron a este medio, residentes del área.

Según una ex empleada del restaurante de comida rápida quien pidió no revelar su nombre, y una familiar de Muñoz Cosme, el martes habrían ocurrido los arrestos de la madre mexicana y de otros tres hispanos que supuestamente también trabajaban para el restaurante y el jueves sucedieron otras dos detenciones. Las identidades de cinco de los detenidos aún no han sido reveladas.

Por su parte, Terri Hickey, del departamento de comunicaciones globales de McDonald’s, envió un correo electrónico a Qué Pasa en el que indica que “nosotros no iniciamos una investigación, pero fuimos contactados por las autoridades locales y federales que investigaban a un empleado. La política y prácticas de nuestra empresa son las de cumplir con todas las leyes federales y estatales de inmigración y nosotros cooperamos con las fuerzas del orden cuando sea necesario y si así lo solicitan”.

Un vocero de la fiscalía federal dijo que que no podía compartir información sobre este caso debido a que las investigaciones continúan