Raleigh.-  La decisión de un juez federal de detener la aprobación de nuevas solicitudes del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) ha golpeado las esperanzas de miles de jóvenes indocumentados que confiaban en obtener un permiso de trabajo y evitar una posible deportación. Mientras, se incrementa la presión para que el Congreso de Estados Unidos apruebe una ley que proteja a este grupo de inmigrantes.

El juez Andrew Hanen determinó el pasado viernes que el expresidente Barack Obama se extralimitó de sus funciones al crear en 2012 DACA y prohibió conceder nuevos permisos bajo este marco.

El magistrado se puso del lado de un grupo de estados, liderados por Texas, que pidió el fin al programa argumentando que fue creado ilegalmente por Obama.

La determinación no afecta el proceso de renovación de permiso de trabajo para quienes ya tienen DACA.

Tres intentos

Rodrigo Nahuel es uno de los miles de jóvenes de Carolina del Norte afectados por la decisión del juez Hanen.

Fue traído a Estados Unidos cuando apenas tenía 2 años y esta es la tercera vez que intenta obtener la protección bajo el programa DACA. Las dos veces anteriores las decisiones del gobierno de Trump truncaron el proceso.

“Saber que se está tan cerca de obtener un permiso de trabajo, el poder sacar una licencia  y de repente nada… se siente muy feo”, dijo a Qué Pasa el joven originario de Uruguay al expresar cómo le afectó el dictamen del magistrado.

Rodrigo tenía la ilusión de terminar la escuela y estudiar mecánica automotriz. Sin embargo, ahora siente que ese sueño podría truncarse. Por ello pide que haya una solución migratoria más amplia con un camino a la ciudadanía.

“Muchos jóvenes con DACA o que no tienen un permiso estaríamos mejor sabiendo que no tenemos que irnos de acá. Sabiendo que estamos en un lugar seguro, sabiendo que no te deportarán”, dijo. “Yo nací en Uruguay pero este es mi hogar”.

Se necesita un proceso más rápido

Por su parte, la abogada Cathy Chávez, indicó a Qué Pasa que confía que el gobierno de Biden apelará a esta decisión que abriría una vez más la ventana para la aprobación de nuevas aplicaciones de DACA. Pero, dijo que es necesario que el proceso se haga más rápido.

“Ya tienen 8 meses aceptando estas solicitudes pero el proceso ha sido lento”, dijo al señalar que en este periodo su oficina legal ubicada en Raleigh ha presentado 70 solicitudes y hasta el momento ha recibido solo 8 aprobaciones.  “Yo tenía un par de gemelos con los mismos récords. A uno le aprobaron y para el otro pidieron más evidencia”.

Según los últimos datos de USCIS, el pasado 1 de abril había 55.550 nuevas solicitudes de DACA pendientes de procesar. A este número habría que añadir los nuevos pedidos recibidos en abril, mayo, junio y la primera mitad de julio.

En Carolina del Norte, de acuerdo con USCIS, hasta el 31 de mayo se habían aprobado 29,720 solicitudes iniciales.

Chávez, al igual que muchas organizaciones y otros abogados, pidió al Congreso federal la inmediata aprobación de una legislación que dé una solución definitiva a aquellos inmigrantes que fueron traídos de niños por sus padres.

“Es necesario que el Congreso haga lo que sea necesario para dar una solución con camino a la ciudadanía”.

La fórmula de la reconciliación

La Ley del Sueño y la Promesa, aprobada por la Cámara Baja, sería hasta el momento la única solución. Por ello, el presidente Biden renovó su llamado al Congreso para que apruebe “con la mayor urgencia” una solución para los soñadores.

Esa iniciativa está estancada en el Senado, donde los demócratas cuentan con una estrecha mayoría de 50 escaños y necesitarían el apoyo de 10 republicanos para aprobar la ley.

La posibilidad de conseguir el apoyo republicano es complicada y por eso los demócratas del Senado ahora están evaluando usar una fórmula legislativa conocida como reconciliación y que permite aprobar un proyecto de ley con mayoría simple de 50 votos, en vez de con los 60 que hacen falta normalmente.

Los demócratas podrían aprobar esa medida en solitario; pero, para lograrlo, necesitan unir al ala más moderada del partido y al flanco progresista.

“Tengo la ferviente esperanza -dijo Biden- de que, a través del proceso de reconciliación o mediante otros medios, el Congreso finalmente brinde seguridad a todos los soñadores, que han vivido demasiado tiempo con miedo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *