Raleigh.- Un proyecto de ley que sustituiría el programa de visas H-2A para trabajadores del campo y que permitiría además a los jornaleros indocumentados trabajar de manera legal,  sería presentado en el Congreso de Estados Unidos por el representante republicano Bob Goodlatte.

En una columna de opinión publicada el 6 de septiembre en el sitio web Farm Policy Facts, Goodlatte afirmó que su propuesta “Ley de los Trabajadores Agrícolas -o la Ley de AG” haría que dueños de ranchos tengan acceso a una “fuerza laboral estable”.

El proyecto legislativo crearía el programa H-2C, el mismo que, de acuerdo con Goodlatte, sería administrado por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

De acuerdo con el legislador, quien fue presidente del Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes, la “Ley AG” permitirá además a “trabajadores agrícolas no autorizados unirse al programa H-2C para que puedan participar legalmente en la fuerza laboral agrícola”.

“Está claro que el programa actual está obsoleto y está roto para los rancheros estadounidenses, y ya es tiempo de reemplazarlo con un programa confiable, eficiente y justo y proporcionar a los granjeros acceso a un suministro legal y estable de trabajadores, tanto a corto plazo – ya largo plazo, para el trabajo estacional, así como durante todo el año…”, señaló Goodlatte en la columna de opinión.

En julio de este año, Farmworker Justice condenó la introducción de una enmienda referida a la H-2A en un proyecto de ley del Departamento de Seguridad Pública (DHS) que también proponía que el gobierno de Estados Unidos aprobara las solicitudes de permisos de los empleadores para contratar trabajadores temporales agrícolas para trabajos que duren todo el año, así como que los visados podían expedirse sin tener en cuenta si los empleos son temporales o estacionales.

Al respecto, el presidente de FarmWorker Justice, señaló que ampliación del programa H-2A a puestos de trabajo a lo largo del año “iría en contra del propósito del programa y distorsionaría aún más el mercado laboral agrícola”.

“El programa H-2A se basa en la idea de que puede ser difícil encontrar trabajadores de Estados Unidos para empleos agrícolas estacionales porque producen ingresos anuales más bajos que los empleos anuales. Esa misma lógica no se aplica al empleo durante todo el año. Empleadores agrícolas con puestos de trabajo durante todo el año debe hacer lo que cualquier otro empleador debe hacer para atraer y retener a los trabajadores: mejorar los salarios y las condiciones de trabajo”, dijo en su momento Bruce Goldstein.

Datos

  • Carolina del Norte es el sexto estado en el país con el mayor número de trabajadores agrícolas migrante.
  • Se estima que en cada temporada agrícola en NC hay aproximadamente 150,000 trabajadores agrícolas y sus dependientes, pero muchos consideran que esta estimación es baja. En los Estados Unidos, hay de dos a tres millones de trabajadores agrícolas.
  • Aunque el número total de trabajadores agrícolas en Carolina del Norte ha bajado en los últimos 20 años, el número de trabajadores agrícolas migrantes ha aumentado casi el doble.
  • La lengua materna del 94% de los trabajadores agrícolas migrantes en Carolina del Norte es el español.
  • El Departamento de Trabajo de los Estados Unidos calcula que el 53% de los trabajadores agrícolas en los Estados Unidos son indocumentados (trabajando sin autorización legal), el 25% son ciudadanos estadounidenses y el 21 por ciento son residentes permanentes autorizados.
  • La agricultura, incluyendo la producción de alimentos, fibras y productos forestales, contribuye más de $59 mil millones cada año a la economía de Carolina del Norte y representa el 22% de los ingresos del estado.

La labor de cada trabajador agrícola: contribuye más de $12,000 en ganancias a la economía de NC cada año. Información de SAF