Raleigh.- La cónsul de El Salvador, Erika Yadira Arevalo de Leiva ya no estará más a cargo del Consulado de Woodbridge, Virginia, bajo cuya jurisdicción están los estados de Carolina del Norte y Tennessee.

La funcionaria confirmó a Qué Pasa que presentó su renuncia el pasado 1 de julio tras un año y seis meses de trabajo. Su dimisión se hará efectiva el 1 de septiembre.

“Ha sido una decisión difícil pero necesaria. Tampoco me quería ir. Me apasiona mi trabajo y sentíamos que íbamos por buen camino, pero lamentablemente alguna cosas se fueron saliendo de contexto”, dijo sin dar mayor detalles

Trabajo realizado
En una evaluación de su gestión, la cónsul Arévalo indicó que hubo una mejora en los procesos de atención y calidad de servicios. “El proceso de atención dejó ser exclusivo para citas. Se abrieron más espacios con un promedio de atenciones diarias de hasta 180 personas en todos los trámites con una mayor demanda en pasaportes. Pudimos estar en las actividades donde la comunidad nos hiciera partícipe con el objetivo de ser un consulado de puertas abiertas”

Con respecto a la desentralización de servicios hacia estados como Carolina del Norte, la saliente cónsul destacó el funcionamiento de las tres ventanilla consulares ubicadas en Apex, Chapel Hill y Charlotte, las cuales fueron inauguradas el 25 de agosto del año pasado.

“Estas ventanillas no sólo se aperturaron sino que nosotros estuvimos constantemente visitándolas para poder llevar los trámites y apoyar con información a la comunidad”

A través de las ventanillas consulares, se realizaron aproximadamente entre 800 y 900 trámites en Carolina del Norte, según indicó Arévalo.

“Las ventanillas nos ayudaron a poder tramitar por ejemplo documentos para casos de emergencia, personas que tenían corte o personas que tenía viajes exprés, pasaportes…”.

Otro aspecto que la cónsul resaltó fueron sus visitas de acercamiento con la comunidad de Carolina del Norte, así como su soporte a la comunidad tepesiana.

“Yo creo que es importante como funcionarios estemos a la par de nuestra gente. No es válido enviar solo al equipo que siempre hace un buen trabajo, porque uno como funcionario debe darse cuenta de las necesidades de la gente y por su puesto apoyar en los proceso”, indicó.

“También apoyamos a todo lo del TPS, gestiones móviles para el TPS, asesoría a la comunidad y las visitas que hicimos para poderlos ayudar en lo que fuera necesario”.

Sede consular en NC
Arévalo indicó que ha habido un incremento de servicios solicitados por residentes del estado. “Las proyecciones con Carolina del Norte son bastante alta en referencia a hace dos o tres años atrás. Según las estimaciones por servicio, creemos que estamos con una comunidad de más de 100 mil salvadoreños en Carolina del Norte”, dijo.

Diariamente, explicó, la sede en Virginia recibe aproximadamente entre 40 y 60 personas que llegan procedentes de Carolina del Norte para realizar distintos trámites .

“A todos ellos se les han atendido sin cita”, dijo.

Este panorama, señaló la cónsul, podría ameritar la próxima inaguración  de una sede consular en el estado tal como la tiene Guatemala y México.

Arévalo de Leiva comezó su carrera en el Ministerio de relaciones exteriores de El Salvador y después fue promovida como el cargo de vicecónsul en la sede de Boston. En marzo de 2017 fue nombrada cónsul de Virginia.

Debido a su renuncia, Arévalo de Leiva no podrá ocupar otro cargo consular. Su decisión ocurre en medio la coyuntura electoral de su país donde en febrero habrá elecciones presidenciales. El gobierno de El Salvador, indicó Arévalo, designó a Julio Guillermo Olivo como nuevo cónsul de Virginia.