Charlotte.- Un estacionamiento, cercano al corazón de la ciudad, se convirtió por una tarde en escenario del primer festival de “loncheras” que se llevó a cabo el pasado jueves 19 de mayo, donde pese a la variedad de comidas, se extrañó el “sabor latino”.
Al lugar localizado cerca de la Calle Siete, llegaron centenares de comensales que pudieron gozar de un clima agradable y disfrutar de los productos que ofrecieron ocho “carros de comida” que vendieron desde salchichas italianas hasta pastelillos caseros.
“Este tipo de negocios son muy populares en ciudades como Nueva York, Los Ángeles o Chicago. Lástima que no hubo comida latina, me hubiera gustado comerme unos tacos o unas pupusas”, comentó Lonnie Barnett un neoyorquino que asistió con su esposa salvadoreña al evento.

El festival llamado “Chow Down Uptown Food Truck Rally” organizado por Charlotte Center City Partners, se efectuó con el propósito de promover la “cultura de los carros de comida”.
“El evento ha sido un éxito en su primer día, la gente estuvo animada y los comerciantes vendieron todos sus productos antes de acabar la jornada”, contó a Qué Pasa-Mi Gente Robert Krumbine, director creativo de la entidad.
El funcionario dijo, que el festival se realizará todos los jueves, de 5 de la tarde a 9 de la noche, durante el verano, y que cada vez se rotaran los “carros de comida” para que otros puedan participar.
Los grandes ausentes fueron las “loncheras” latinas. Algunos dijeron, que no llegaron por no poder pagar un seguro contra riesgos de cobertura de $1 millón, cuyo costo anual promedio es de $500.
Héctor Vaca de Action NC, quien ha estado apoyando a los “loncheros” latinos para tratar que la Ciudad revise una ordenanza que los está limitando desde hace más de dos años, estuvo toda la tarde repartiendo volantes para pedir apoyo entre los asistentes.
El papel pide enviar un mensaje de texto con las palabras “comida” o “lunch” al número (919) 924-0946.
“Encontramos mucho apoyo, incluso algunos dijeron que ya habían firmado la petición para los concejales que tenemos por internet”, comentó el organizador.
La petición en el sitio Change.org llamada “Carne Asada Is Not a Crime”, ha recogido cerca de 400 firmas.
Dan Huntley, uno de los pocos que puso en el frente de su negocio el volante, vendió 150 platos de barbacoa ahumada y dijo que definitivamente volverá a participar en el evento.
“Es una excelente oportunidad de ganar dinero extra y darnos a conocer con la gente que viene al centro”, comentó Huntley.