McAdenville (NC),3 dic (EFEUSA).- La pequeña localidad de McAdenville, en Carolina del Norte, y conocida como el “pueblo de Navidad” de Estados Unidos, abrió sus puertas el lunes a miles de visitantes de todo el país para que admiren más de medio millón de luces y decoraciones de viviendas.

El niño Patrick Hannon, estudiante del primer grado de la escuela primaria McAdenville, fue el encargado de bajar el interruptor que encendió las luces de color blanco, rojo, y verde localizadas en todas las calles, árboles, y residencias del pueblo.

De esta manera inició oficialmente la temporada navideña en el poblado textil de McAdenville, localizado a 15 millas al sur de Charlotte, la ciudad más grande del estado, de apenas 656 habitantes y cerca de 350 viviendas.

La tradición de ornamentar con luces de colores a McAdenville comenzó en 1956 con W. J. Pharr, fundador de la empresa Pharr Yarns, uno de los fabricantes de hilo más importante del mundo.

Con el tiempo, las decoraciones se extendieron a otras áreas como puentes, viviendas, negocios, escuelas, bibliotecas, hasta convertir a McAdenville en un “lugar especial en la época más especial del año”.

Los residentes de la ciudad juegan un papel importante, ya que decoran sus hogares de acuerdo a sus propios estilos, agregando un toque especial a la celebración de la Navidad.

Más de 375 árboles entre 9 y 90 pies de alto de adornan cada año la localidad y cada uno puede tener entre 500 y 5.000 mil luces.

“Es una ocasión para pasarla en familia, disfrutar de la música navideña, admirar las decoraciones, luces, y respirar un ambiente de fiesta”, comentó hoy a Efe el peruano Luis Cossio.

Cossio, que se mudó a Carolina del Norte hace dos años desde Nueva York, dijo que le gusta la idea de que todo el pueblo adorne sus casas para que los visitantes puedan admirarlas y sacarse fotos.

Aparte de las luces, más de 200 coronas de flores adornan las farolas en toda la ciudad, mientras que San Nicolás y sus renos se asoman desde una pantalla gigante de 29 pies de altura y 65 de largo, que se presenta como parte de la tradición anual.

“La diferencia de esta localidad con las otros que exhiben luces de Navidad es que es un verdadero pueblo, con casas reales y gente viviendo allí. Todo el entretenimiento es gratis y las familias pueden pasar el tiempo que quieran”, destacó el presidente de Pharr Yarns, Bill Carstarphen.

Se estima que alrededor de 600.000 turistas, provenientes de varios estados de Estados Unidos, realizan el recorrido de dos millas a pie o de 45 minutos en vehículo a lo largo de las calles del pueblo, que durante todo el mes de diciembre se congestiona por la cantidad de visitantes.

Los turistas se toman fotografías frente a las fachadas de las viviendas, negocios, arbustos, adornadas con renos, arbolitos, muñecos de nieve, nacimientos, velas, guirnaldas, lazos, botas, bambalinas, entre otros.
También disfrutan de una buena taza de café o chocolate mientras admiran los bellos paisajes que se crean con los reflejos de los miles de focos.

Se utilizan diferentes reflectores de colores por la ciudad para acentuar las escenas y dar efectos especiales a los árboles y el paisaje del lugar.

Los preparativos para colocar las más de medio millón de luces en las áreas comunes de la localidad comenzaron el pasado mes de agosto, cuando una docena de hombres empiezan a revisar los miles de focos y reemplazan los quemados.

Las festividades en el “pueblo de Navidad” de Estados Unidos comenzaron el pasado 29 de noviembre con un maratón de cinco millas que atrajo a más de 700 corredores y 200 caminadores.
La compañía Pharr Yarns, con sede en McAdenville, es el principal patrocinador de la actividad, ya que

paga por la electricidad que consumen las miles de luces que adornan las calles y los árboles.
Adicionalmente, la empresa de textiles instaló este año una chimenea de ladrillo rojo de 16 pies de alto para el desfile navideño del próximo 13 de diciembre, cuando los pobladores vuelven a reunirse para cortar un árbol y quemar leña para calentar a los visitantes.

La celebración de Navidad deja a la economía local del poblado de McAdenville unos 11.8 millones de dólares, según estimados de la municipalidad.