Raleigh.- La propuesta antiinmigrante HB 370, que busca obligar que los alguaciles de Carolina del Norte colaboren con ICE, será debatida en el pleno de la Cámara de Representantes de la Asamblea Legislativa a donde fue derivada la tarde del lunes, luego de lograr el respaldo de la mayoría de los 27 miembros que conforman el Comité de Reglas y Operaciones.

El proyecto, que se encuentra casi en la mitad de camino en el proceso a convertirse en ley, podría ser debatida en la Casa de Representantes posiblemente esta semana.

La propuesta denominada “Requerir la cooperación de los Sheriff con ICE” señala que los alguaciles del estado deben honrar las órdenes de detención de ICE. Además prohibe que las autoridades locales y policiales puedan impedir el trabajo de Inmigración en las cárceles. Adicionalmente permite que las personas civiles puedan demandar a las juridiscciones locales que no cumplan con las leyes estatales relacionadas con inmigración y que éstas a su vez sean multadas. 

De acuerdo con el proyecto, la autoridad que administre cualquier tipo de centro de detención deberá intentar determinar si el prisionero – detenido por una ofensa criminal o DWI- es un residente legal de Estados Unidos mediante una investigación del reo o el la verificación de cualquier documento.

Los alguaciles en contra de la HB 370

Durante el debate que duró más de una hora, se presentaron los alguaciles Geral Baker del condado Wake, Garry McFaddel de Mecklenburg,  Bobby F. Kimbrough de Forsyth y Quentin Miller de Buncombe. Todos coincidideron a que debido a sus decisiones se les califique como "sheriff de Santuario".

"Estoy aquí para hablar. No soltaré a nadie a menos que esista una orden judicial", dijo con firmeza el alguacil del condado Mecklenburg. Mientras que Baker sostuvo que le preocupa "la seguridad de todos los ciudadanos independientemente de su estatus migratorio".

El sheriff Quentin Miller, quien al igual que su colega de Forsyth, decidió no honrar las órdenes de detención de ICE, señaló ante los miembros del Comité que los arrestos deben ser realizados de manera legal. "Hay que tratar a todos con humanidad, respeto y dignidad".

Tras la interveción de los cuatro alguaciles, el sheriff James E. Clemmons, quien es presidente de la Asociación de Alguaciles de Carolina del Norte, dijo que sus colegas que han decidido eliminar el programa 287g (Wake y Mecklenburg) no están quebrantando la ley".

El ausente fue el alguacil de Durham, Clarence Birkhead.

Fue el alguacil de Rockingham, Samuel Page el único que puso una voz a favor de la propuesta antiinmigrante. El utilizó su conocido argumento sobre la lucha que deben emprender las autoridades antes la presencia de los cárteles de la drogas. "Si una persona viene al país de manera ilegal y se salta las leyes tiene que ser deportado por ICE", dijo.

La  HB 370 cuenta con el patrocinio de 30 legisladores republicanos entre ellos, Tim Moore, Presidente de la Cámara de Representantes y Harry Warren, quien en el pasado había promovido un proyecto de ley para dar permisos de manejo a los indocumentrados de Carolina del Norte.

VER EL DEBATE

Es incostitucional

En un análisis preparado por la Unión Americana de Libertades Civiles en Carolina del Norte (ACLU-NC) se indica que la HB 370 son una amenaza a la Cuarta Enmieda de la Constitución de los Estados Unidos las provisiones que plantean que los alguaciles y la cárceles cumplan con todas las peticiones de deteción del Deparamento de Seguridad Nacional (DHS) y prohibe -ante el pedido de las autoridades de Inmigración- la liberación de individuos que han pagado su fianza para salir antes de su juicio, aunque bajo la ley estatal sean elegibles para quedar lires.

"Numerosas cortes federales han coincidido que este sistema de detención (detainers) llevado a cabo por agencias locales policiacas violan la cuarta enmienda de la Constitución y han encontrado que gobiernos locales son financiablemente responsables como resultado. Esta práctica también ha resultado en la numerosas demandas", sostiene el documento elaborado por ACLU.