High Point.- El Departamento de Policía de High Point está realizando esfuerzos para ser más accesible para los hispanos, pero necesita una mayor participación comunitaria para que la ciudad sea más segura, según explicó el jefe de policía a un grupo de líderes locales el lunes pasado.

El jefe Marty Sumner se reunió con miembros del programa Latinos en Acción y Desarrollo (LEAD) del Centro Familiar Latino en el YWCA de High Point, donde presentó distintas oportunidades de acercamiento entre hispanos y la policía, además de responder a preguntas de la gente.

Sumner aseguró que en los últimos años ha intentado por convertir a la Policía de High Point en lo más transparente y justa que le ha sido posible y aseguró que incluso ha tenido que deshacerse de algunos agentes que no cumplían con su trabajo como debían.

“Cualquier persona puede cuestionar cualquier cosa que la policía hace”, dijo Sumner aunque reconoció que algunas veces las personas no terminan satisfechas con el resultado final de las investigaciones. “Es importante saber que la policía representa a todos y es para todos”.

Asimismo, el jefe de policía indicó que en cuanto a los tipos de identificaciones que sus agentes deben aceptar como válidas, se incluyen todos los documentos vigentes con fotografía, como pasaportes y matrículas consulares, así como algunas identificaciones alternativas como la que produce FaithAction International House.

“Las licencias las entrega el DMV”, explicó Sumner ante una pregunta sobre su posición acerca de permitir conducir a personas indocumentadas. “Yo personalmente estoy a favor de las licencias, aunque es una decisión del estado y la policía no tiene nada que ver”.

Sin embargo, Sumner sugirió que en caso de ser multado por conducir sin licencia o recibir alguna otra infracción, es importante darle seguimiento y pagar la multa o de lo contrario podría convertirse en un motivo para que la persona sea arrestada.

De acuerdo con el jefe de policía, de los 225 agentes que laboran dentro de la organziación que comanda, 25 de ellos hablan español y están distribuídos en distintas áreas para poder asistir en caso de ser requerido.

Sumner también explicó que en los últimos años se ha logrado reducir en gran medida el nivel de delincuencia en la ciudad, aunque pidió que la gente se convierta en los “ojos” de la justicia y reporten actividades criminales o sospechosas en sus vecindarios llamando al 911 o a Crime Stoppers, donde se pueden dejar mensajes anónimos.

“Este tipo de pláticas alivian el miedo de las personas hacia la policía”, dijo Fernando Jiménez, uno de los miembros de LEAD, al finalizar el diálogo. “Se siente más seguro estar aquí si la policía viene a hablarnos”.