Arden. (Qué Pasa). – Un día después del haber pronunciado el discurso del Estado de la Unión, el presidente Barack Obama estuvo en las montañas de Carolina del Norte para ratificar que la economía está mejorando y se debe invertir en educación y nuevas tecnologías.

“Los trabajos están regresando a Estados Unidos”, dijo Obama, ante una audiencia de medio millar de personas, en las instalaciones de la Corporación Linamar, ubicadas a 15 minutos de Asheville, en la localidad de Arden, donde se producen piezas para vehículos pesados.

El mandatario dio los ejemplos de la automotriz Ford, la productora de tractores Caterpillar y las compañías especializadas en tecnología cibernética Apple e Intel, como empresas que están retornando empleos a Estados Unidos.

Su alocución duró menos de 20 minutos, sin ninguna mención al tema migratorio, ni al control de armas, dos propósitos de su segundo mandato, que expuso ante senadores y representantes, en el Capitolio, en el discurso del martes.

En la planta de Arden, igualmente, hubo ausencia de rostros hispanos. Uno de los pocos latinos presentes fue Enrique Berrio, mexicano, que trabaja para Linamar.

“Estamos contentos porque el presidente nos escogió para hablarle al país desde aquí”, expresó el gerente de de producción una de las áreas de la empresa”.

Durante la exposición de Obama, contó la historia de Linamar, una empresa que estuvo a punto de desaparecer como consecuencia de la crisis económica y que ahora se revitaliza con cambios en la visión tecnológica.

“Antes aquí se producían las piezas a mano y ahora se hacen por computadora”, dijo el presidente.

La planta perdió 210 trabajos en 2010 y ahora tiene perspectivas de tener 650 empleados.

Obama se refirió a la historia de uno de los empleados de Linamar, que también tuvo que reinventarse tras la crisis y hoy trabaja en la fábrica que produce partes para Volvo.

El presidente resaltó que el congresista Mel Watt, que representa zonas de Charlotte y Winston-Salem, hubiera acudido a su presentación en Arden.

Al comenzar su discurso, Obama dio entender que su esposa Michelle y él han contemplado retirarse en Asheville, después de la presidencia.

“Amo a Asheville”, dijo.

VIDEO