Durham.- Carolina del Norte se ubica en el puesto 11 de los estados con mayor casos de tráfico humano en EE.UU. En este panorama, las víctimas  muchas veces son inmigrantes latinos de las áreas rurales.

Para ayudar en la prevención y conectarlos con recursos, desde hace un año y en medio de la pandemia del COVID-19, comenzó a funcionar la organización sin fines de lucro  El Puente Internacional (The Bridge International).


“Hemos visto que hay una brecha en los servicios que existen para algunos grupos”, indicó a Qué Pasa Kathy Nuñez, cofundadora y coordinadora de alcance de dicha organización.
 
Nuñez, quien trabajó 7 años con víctimas de trata humana, explicó que actualmente está limitado el servicio de vivienda para albergar a los hombres que trabajan en el campo, las personas que son parte de la comunidad LGTBQ y las familias con muchos niños, que escapan de esta situación.

Además, con la pandemia muchas personas han quedado más vulnerables ante este tipo de crimen, puesto que muchas organizaciones se han visto obligadas a no visitar los campos como medida de prevención.

“Dependen de los contratistas para salir a comprar, a mandar dinero a sus familias y esa dependencia los hace vulnerables. Al no saber cómo funcionan las cosas en Estados Unidos y no hablan el idioma se dejan llevar de lo que les están diciendo”.

A pesar de la situación con el COVID-19, El Puente Internacional logró alcanzar a unas 2,000 personas a quienes les han entregado recursos informativos y donaciones que contienen productos de higiene personal y alimentos enlatados.

“La meta es que al tiempo reconozcan que somos una agencia con la que se puede hablar con confianza y pasar la información a sus compañeros de otros lugares”, dijo tras explicar que además buscan que los trabajadores agrícolas o sus familias puedan reconocer si son víctimas de trata humana.

La trata humana veces se relaciona sólo con el tráfico sexual, pero también puede ser de índole laboral y donde, además hay un uso de fuerza, fraude o coerción para lograr explotación, servidumbre involuntaria o por deudas y esclavitud.

“Es ilegal que le quiten su visa, su pasaporte o los hagan trabajar 14 horas al día, por ejemplo”, explicó Nuñez.

Como una organización joven, El Puente Internacional está trabajando para brindar en el futuro ampliar sus servicios. “Nuestro objetivo es tener una van que nos permita hacer rescates y un hogar donde las personas puedan quedarse un tiempo. La idea es acortar la brecha y que las víctimas sean referidas a lugares donde hay alguien que habla español”.

Actualmente esta organización está recolectando donaciones y ayuda monetaria.

Quienes quieran apoyarlos lo pueden hacer mediante el siguiente enlace: https://givebutter.com/springintoaction  Para donar artículos de higiene personal o alimentos hay dos formas: mediante la compra por Amazon https://amzn.to/3b8N8TX o llevandolo a los centros de acopio. Para esto último llamar al (704) 966-9233.