Durham.- La tasa de embarazos adolescentes en Carolina del Norte bajó a su nivel más bajo de la historia en el 2012 y las jóvenes hispanas fueron las que lideraron ese descenso, de acuerdo con las últimas estadísticas reveladas la semana pasada.

“Los embarazos de las adolescentes hispanas cayeron en un 13 por ciento el año pasado, fue el grupo étnico que más bajó en el estado”, dijo a Qué Pasa Olivia Carless, coordinadora de alcance hispano de la Campaña de Prevención de Embarazos Adolescentes de Carolina del Norte (APPCNC). “Los embarazos entre las jóvenes blancas bajaron 8 por ciento y el de las afroamericanas 11 por ciento”.

Según los últimos datos del Centro de Estadísticas de Salud Estatal de Carolina del Norte, los embarazos adolescentes cayeron en general un 10 por ciento en el estado, alcanzando una tasa de 39.6 por cada 1,000 jóvenes de 15 a 19 años, el nivel más bajo de la historia.

En el caso de las adolescentes hispanas, el descenso de sus embarazos en un 13 por ciento marca una tendencia constante desde 2008 que ha ayudado a reducir la histórica disparidad racial en este tema, aunque las latinas siguen siendo las más propensas a embarazarse a temprana edad.

Según las últimas estadísticas, la tasa de embarazos de jóvenes hispanas de 15 a 19 años es de 62 por cada 1,000 en Carolina del Norte, mientras que en el caso de las blancas es de 28.3 por cada 1,000 y el de las afroamericanas es de 55 por cada 1,000.

A nivel de los condados, si bien en el 74 por ciento ha visto un descenso en la tasa general de embarazos adolescentes el último año, hay algunos que mantienen aún altos niveles de jóvenes gestantes hispanas, especialmente en áreas rurales como Oslow (91.1 por cada 1,000), Catawa (90.7 por cada 1,000) y Johnston (79.9 por cada 1,000).

En las áreas urbanas, el condado de Durham es el que muestra la más alta tasa de embarazos adolescentes con 77.5 por cada 1,000, seguido por Forsyth con 74.4 por cada 1,000.

Las mayores se embarazan más
Pero la buena noticia es que mayor parte de los embarazos entre las jóvenes de Carolina del Norte está concentrado en el grupo de 18 a 19 años, con un casi un 71 por ciento del total, lo cual demuestra el gran impacto de los programas de prevención entre las adolescentes de 15 y 17 años.

“La mayoría de condados casi ha eliminado los embarazos de menores lo cual es una tremenda victoria” dijo Kay Phillips, presidenta de APPCNC en un comunicado al comentar las nuevas estadísticas.

Para Carless, los programas de prevención en las escuelas han tenido un gran impacto entre las jóvenes menores de 18 años pero aún queda mucho por hacer para reducir los embarazos de las mayores, por lo que recomendó a los padres hablar más con sus hijos sobre salud sexual.

“Los padres deben hablar más con sus hijos sobre la sexualidad y los métodos anticonceptivos incluso si ellos ya no son adolescentes porque los que tienen 18 o 19 años aunquen ya son considerados adultos todavía no tienen una madurez para tomar decisiones correctas”, dijo Carless.