Raleigh.- El gobernador de Carolina del Norte dejó de lado su promesa electoral. Hoy Pat McCrory firmó la ley SB 353 “Cambios a la Ley de Seguridad y Salud” que pone severas restricciones al aborto y que podría obligar al cierre de casi la totalidad de las clínicas donde se realiza esta práctica médica.

En un comunicado, McCrory dijo que desde su punto de vista esta ley “mejorará los estándares médicos y de seguridad para las clínicas de aborto en Carolina del Norte y posibilita al Departamento de Salud y Servicios Humanos a escribir nuevos estándares de seguridad”.
Pero para quienes están a favor del aborto esta ley limitará el acceso a abortos seguros y legales.

La ley requiere que las clínicas que realizan abortos cumplan con estándares similares a los centros quirúrgicos. También dice que los médicos pueden optar por no realizar un aborto si va en contra de sus creencias. Y estaría fuera de la cobertura de seguro.

Hace semanas, McCrory había amenazado con vetar una versión más estricta de la ley aprobada por el Senado al ser incluida a último minuto como una enmienda a un proyecto de ley de seguridad de la motocicleta. Ante ello el lenguaje fue suavizado en la versión de la Cámara lo que hizo cambiar de opinión al gobernador.

“Yo hubiera vetado HB 695, ya que fue claramente diseñado para restringir el acceso. Me alegro de que esta nueva legislación se centra en la salud y la seguridad de la mujer de Carolina del Norte. Estos estándares más altos resultarán en condiciones más seguras para las mujeres del estado. Esta ley no contribuye a limitar el acceso y los que sostienen lo contrario están más interesados en la política de la salud y seguridad de nuestros ciudadanos, dijo McCrory en el comunicado.

Rechazo

Por su parte Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) los médicos, incluyendo el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, se oponen a la ley, ya que interfiere con la relación médico-paciente y perjudica la salud de las mujeres de Carolina del Norte

“Es muy decepcionante que el gobernador McCrory haya roto su promesa de campaña y firmó una ley extrema que restringirá severamente el acceso al aborto y la atención integral de la salud de innumerables mujeres de Carolina del Norte”, dijo Sarah Preston, Director de Políticas de la ACLU de Carolina del Norte.

“Los extremistas empujaron esta nueva ley de Carolina del Norte como parte de una orquestada campaña nacional para prohibir el aborto, clínica por clínica, estado por estado”, dijo Jennifer Dalven, director del Proyecto de Libertad Reproductiva ACLU.
“Sin embargo, mientras algunos políticos siguen tratando de quitar nuestro derecho a tomar nuestras propias decisiones médicas, personales y privadas, las personas en Carolina del Norte y en todo el país están tomando nota y haciendo ruido. El mensaje a nuestros representantes electos ha sido fuerte y claro: el aborto debe estar seguro y legal y la política no debe bloquear la capacidad de la mujer para obtener la atención médica que necesita”, dijo