Greensboro.- En los próximos tres meses, las fuerzas policiales realizarán un esfuerzo especial de vigilancia en las principales autopistas en los alrededores de Greensboro. Asimismo, el sheriff de Guilford aumentará el número de retenes que instala en las calles del condado.

La iniciativa para reducir los choques en las carreteras, con participación de la División de Operaciones Especiales y la Unidad de Seguridad de Tráfico de la Policía de Greensboro, junto con elementos del alguacil del condado Guilford, comenzó el 1 de abril y finaliza el 28 de junio. La instrucción hacia los oficiales es hacer seguir las leyes de tránsito en las autopistas I-40, Business 85 y US Highway 29, debido al aumento de quejas por accidentes y vehículos que se desplazan en exceso de velocidad en estas vías.

De acuerdo con un comunicado de prensa, se utilizarán tanto patrullas como moticicletas, además de autmóviles sin insignias de policía. La vigilancia de las autopistas se realizará en distintos momentos del día a los largo de los próximos tres meses.

La recomendación de la policía para los automovilistas es que pongan atención en los letreros de límite de velocidad, además de evitar conducir distraídos o sin el cinturón de seguridad.

“El Departamento de Policía de Greensboro recuerda a los automovilistas que mientras aumenta la velocidad, las probabiliaddes de lesiones y choques con daño a la propiedad también aumentan”.

Los retenes del sheriff  
Una decisión que tomó el sheriff del condado Guilford es aumentar el número de retenes en las calles del condado, según confirmó a Qué Pasa el vocero del alguacil.

De acuerdo con Max Benbassat, esta medida tiene como propósito “proteger a la comunidad” y su instalación es de manera aleatoria, aunque de manera planeada, sin practicar ningún tipo de perfil racial. 

El portavoz del alguacil de Guilford adelantó que en las próximas semanas hay varios retenes programados por todo el condado, aunque aseguró que no habrá agentes de inmigración presentes en los operativos.