Gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper.

Charlotte. El pasado viernes 10 de septiembre, el gobernador Roy Cooper, firmó nueve proyectos que convirtió en leyes en Raleigh y vetó dos de las propuestas más controversiales que han llegado a su despacho en meses recientes.

Las razones del gobernador

Cooper revocó la propuesta HB 805, titulada de “Prevención de disturbios y desórdenes civiles”, y la HB 324 con el mote de “Garantizar la dignidad y la no discriminación en las escuelas”.

Respecto sobre su abrogación de la HB 805, el gobernador dijo: “Las personas que cometen delitos durante los disturbios y en otras ocasiones deben ser procesadas y nuestras leyes lo establecen, pero esta legislación es innecesaria y tiene como objetivo intimidar y disuadir a las personas de ejercer sus derechos constitucionales de protestar pacíficamente”.

En relación a su anulación de la HB 324, Cooper expresó: “La Legislatura debe centrarse en apoyar a los maestros, ayudar a los estudiantes a recuperar el aprendizaje perdido e invertir en nuestras escuelas públicas. En cambio, este proyecto de ley promueve políticas calculadas y parcializadas de conspiración a la educación pública”.

La HB 805

La HB 805 habría impuesto duras penas a los manifestantes acusados de ocasionar “disturbios”. El veto se produjo un día después de que una corte federal bloqueara una ley contra los manifestantes en Florida. Al igual que la ley de Florida, la HB 805 de Carolina del Norte permitiría una amplia discreción de las fuerzas del orden para acusar a las personas de delitos graves y retrasaría significativamente el establecimiento de una fianza para las personas acusadas de disturbios.

Chantal Stevens, directora ejecutiva de la ACLU de Carolina del Norte, emitió la siguiente declaración con respecto al veto del gobernador: “Esta propuesta fue claramente una legislación de represalia en respuesta a las demandas públicas de justicia racial que presenciamos el año pasado. Si esto se hubiera convertido en ley, habría disuadido a las personas de participar en actos de protesta protegidos constitucionalmente y habría facultado a las fuerzas del orden para atacar a quienes organizan y asisten con frecuencia a protestas y manifestaciones”.

La HB 324

La HB 324 habría impedido la discusión equitativa e integral en las aulas al restringir temas relacionados con el racismo y el sexismo.

“Creo que es una reacción contra los nuevos y más inclusivos estándares de estudios sociales que aprobó la Junta de Educación del Estado’’, expresó el representante a la Cámara Estatal por el condado de Mecklenburg, John Autry.

Autry dijo que se debe confiar en los maestros para involucrar a los estudiantes en conversaciones difíciles sobre el pasado racial de Estados Unidos, que incluye la esclavitud, las leyes Jim Crow contra los afroamericanos y la crueldad ejercida contra los nativos americanos.

La propuesta HB 324  apareció por primera vez en un proyecto de ley no relacionado sobre las escuelas chárter y fue aprobada por el Comité de Educación de la Cámara de Representantes después de apenas seis minutos de debate, sin ofrecer oportunidad para comentarios públicos.

Las organizaciones El Pueblo y la Alianza por los Derechos de los Inmigrantes de Carolina del Norte denunciaron la inconveniencia de los dos proyectos de ley que vetó Cooper.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *