Charlotte.- Los resultados no oficiales de las elecciones del martes 4 de noviembre señalan que los republicanos mantuvieron la mayoría en las dos cámaras de la Legislatura Estatal de Carolina del Norte, de tal manera que se prevé que no haya avances significativos para los proyectos de ley relacionados con los inmigrantes que han cursado en la Asamblea General del estado.’

El balance en la Legislatura
De confirmarse la composición del Senado Estatal, los republicanos tendrían 34 legisladores en la cámara alta y los demócratas 16.

Respecto a la Cámara de Representantes Estatal, los republicanos ocuparían 74 escaños y los demócratas 46.

Previo a los comicios recientes, los republicanos tenían 33 de los 50 miembros del Senado Estatal y 77 legisladores de los 120 integrantes de la Cámara de Representantes Estatal.

Las votaciones del 4 noviembre constituyeron la tercera contienda electoral consecutiva en la que los republicanos obtienen el control de ambas cámaras: 2010, 2012 y 2014.

Precisamente en 2010, por primera vez en 140 años, los republicanos lograron la mayoría en el Senado Estatal y la Cámara Estatal.

Para el periodo legislativo 2015-2016, se anticipaba que 78 de los cargos en la Legislatura se mantuvieran inamovibles, pues no hubo retador para los titulares.

De acuerdo con analistas de la política estatal solo 12 cargos del Senado y 20 de la Cámara fueron considerados  de disputa competitiva.

Los proyectos latinos
Dos proyectos de gran impacto para la comunidad hispana indocumentada de Carolina del Norte fueron presentados en el periodo legislativo 2013-2014, sin que fueran aprobados.

Se trató de los  proyectos de ley HB 904 y HB 786, ambos propuestos en la Cámara de Representantes Estatal.

La propuesta HB 904 habría dado a los soñadores indocumentados de Carolina del Norte la oportunidad de pagar la matrícula en los centros de educación superior públicos al costo de residentes del estado. La iniciativa impulsada por miembros de la bancada demócrata, en 2013, fue archivada en un comité. Mientras tanto, prevalece el concepto emitido por el procurador demócrata Roy Cooper, que los soñadores no pueden beneficiarse de ser residentes de Carolina del Norte, pese a que otros 20 estados del país le reconoce a los “dreamers” esta condición de residentes estatales.

La propuesta HB 786 fue impulsada por el representante republicano a la Cámara, Harry Warren, y por la activista Maudia Meléndez del Ministerio de Jesús de Charlotte, con el fin de devolver las licencias de conducir a los indocumentados.

El proyecto avanzó en la Legislatura en 2013, pero fue vetado por el gobernador Pat McCrory, pero la Legislatura anuló el veto. En 2014 la propuesta fue archivado.

La inercia en la composición de la Legislatura no anticipa que las dos propuestas se vayan a reactivar.

 

Desastre para los inmigrantes

Los resultados de las elecciones del martes 4 de noviembre representaron una debacle para la  comunidad indocumentada local, dado que  algunos candidatos intolerantes con los inmigrantes que disputaron puestos ganaron los comicios.

El político republicano, Jim Puckett, firmante de una resolución que afirmaba que los indocumentados habían venido al Condado de Mecklenburg a matar a los estadounidenses, regresa a la Junta de Comisionados, por el Distrito 1, del norte de Charlotte.

El coautor de la resolución, el también republicano, Dan Bishop, resultó elegido a la Cámara de Representantes de Carolina del Norte, por el Distrito 44, del sur de la ciudad.

El  único candidato hispano que figuraba en las balotas votación, Art Cárdenas, para comisionado por el Distrito 5 del Condado de Mecklenburg perdió ante el titular del cargo, Matthew Ridenhour.

El candidato republicano a alguacil de Mecklenburg, Chris Hailey, que había prometido revisar el programa de deportaciones 287g, fue derrotado por el demócrata Irwin Carmichael, que sostuvo que la operación que da facultades de oficiales de inmigración a agentes del sheriff y ha expulsado a 13 mil indocumentados desde la Cárcel Central de Charlotte, es una medida que da seguridad a la comunidad.

Las postulantes demócratas al Senado Estatal y la Cámara de Representantes Estatal, Latrice McRae, Margie Storch, Robin Bradford y Natacha Marcus, que habían expresado favorecer medidas a favor de los inmigrantes en la Legislatura Estatal fueron derrotadas por sus contendores republicanos.

En el ámbito federal, la senadora demócrata “incumbente”, Kay Hagan, que votó por la reforma migratoria integral fracasó en su intento de reelección frente al republicano Thom Tillis, que dijo que relacionó la frontera con la epidemia de ébola y se opone a un alivio administrativo para los indocumentados.