Charlotte.- En la reunión que sostuvieron dirigentes hispanos con el representante estatal Harry Warren, el pasado miércoles 18 de febrero, los líderes latinos le expusieron al legislador que la expedición de identificaciones no era suficiente para las necesidades de los inmigrantes y para Carolina del Norte.

“Yo le recordé todo el camino que hemos andado, desde hace cinco años en la búsqueda de las licencias”, dijo Maudia Meléndez, directora ejecutiva de la organización Jesus Ministry.

Meléndez le insistió que el proyecto, además de resolver la situación de los que no pueden tramitar los permisos de manejar, es beneficioso para la seguridad de todos los conductores del estado.

“En eso basamos nuestros argumentos cuando impulsamos el proyecto anteriormente”, agregó Meléndez.

Además del Ministerio de Jesús, en el diálogo con Warren estuvieron dirigentes del Congreso de Organizaciones Latinas de Carolina del Norte, de la Casa Internacional Faith Action de Greensboro,  y del Henderson PAC.

“Teníamos prevista la reunión para el martes, pero se tuvo que posponer debido al mal tiempo”, contó Mauricio Castro, del Congreso.

De acuerdo con John Herrera de Self Help y la Cooperativa Comunitaria Latina de Crédito (LCCU), quien también estuvo en el encuentro, Warren se había reunido con otros grupos para sondear su propuesta inicial que proponía las identificaciones, pero excluía las licencias.

“Tengo entendido que habló con gente del Centro de Justicia de Carolina del Norte (NCJC), con la ACLU (Unión Americana de Libertades Civiles) y con la asociación de sheriffs”, contó Herrera.

Cada uno de los participantes, entre los que se contó el pastor Luis Rivas, le explicó al representante Warren las implicaciones para la comunidad inmigrante de carecer de las licencias, especialmente ante la suspensión temporal de la Acción Ejecutiva.

“Se le hizo ver que en el momento de la reunión las cosas estaban iguales al principio”, dijo Herrera.

Según Meléndez y Herrera, en el representante obró un cambio cuando se trató el lado espiritual.

Los dos hablaron de un “milagro” para que Warren tuviera la disposición de incluir el asunto de las licencias para los indocumentados en el proyecto que presentará este año en la Cámara de Representantes del Estado.

En 2013 el proyecto de licencias avanzó en ambas cámaras, pero fue vetado por el gobernador Pat McCrory.

La Legislatura revivió la propuesta con una mayoría que superó el veto, pero murió en 2014, al ser relegada a un estudio.