Celebrar el Día de la Independencia de América es sinónimo de fuegos artificiales. Pero manejar la pirotecnia por sí mismo es peligroso y no se recomienda.
Con la mayoría de los espectáculos a gran escala cancelados este año debido a COVID-19, algunas familias o vecindarios pueden tener sus propias celebraciones, lo que aumenta aún más las preocupaciones por la seguridad. Usar una mascarilla, practicar el distanciamiento social y lavarse las manos con frecuencia es muy recomendable en cualquier escenario.

Aunque la mayoría de los fuegos artificiales más peligrosos no son legales en Carolina del Norte, muchos de estos dispositivos son legales justo al otro lado de la frontera en Carolina del Sur y de fácil acceso para los residentes de Carolina del Norte.

Se estima que en 2018 los fuegos artificiales estuvieron involucrados en 9,100 lesiones tratadas en los departamentos de emergencia de los hospitales de los Estados Unidos, según la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de los Estados Unidos. De ellos, 5,600 llegaron durante el mes que rodea la fiesta del 4 de julio.

"La mayoría de las veces, vemos quemaduras menores o lesiones por conmoción cerebral", dijo el Dr. Sloan Manning, médico de familia y director médico de las clínicas de atención de urgencia de Novant Health GoHealth en la región de Triad, que incluye Winston-Salem, Greensboro y High Point. La mayoría de las quemaduras causadas por los fuegos artificiales afectan  los dedos y las manos, y normalmente se trata de quemaduras de primer y segundo grado. Las quemaduras más graves son tratadas en las salas de emergencias.

Normalmente, los pacientes atendidos por quemaduras son tratados con cremas para quemaduras y cremas antibióticas. A veces, los pacientes requieren una visita de seguimiento para asegurarse que la herida se está curando adecuadamente, dijo Manning.

Incluso las bengalas pueden ser peligrosas. Alrededor de dos tercios de las lesiones de los niños menores de 5 años fueron causadas por las bengalas.
"Las bengalas pueden calentarse a unos 2,000 grados y pueden crear quemaduras fácilmente", dijo Manning. "Los petardos y las bombas de humo pueden calentarse mucho y pueden explotar inesperadamente".

Manning señaló que los niños pequeños son los que más riesgo corren de ser víctimas de los fuegos artificiales. "Son los menos experimentados y no siempre son bien supervisados", dijo. "Es una decisión de criterio decidir cuándo su hijo puede tener la experiencia suficiente para manejar los fuegos artificiales, pero siempre deben ser supervisados".

La Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de los Estados Unidos ofrece los siguientes consejos para disfrutar de los fuegos artificiales con seguridad:
•    Nunca permita que los niños manejen fuegos artificiales.
•    Nunca reencender o recoger fuegos artificiales que no se hayan encendido correctamente.
•    Tenga una manguera de jardín o un cubo de agua a mano en caso de incendio.
•    Encienda los fuegos artificiales de uno en uno.

Los consejos de seguridad adicionales del Consejo Nacional para la Seguridad de los Fuegos Artificiales incluyen:
•     Siga las leyes locales sobre qué fuegos artificiales son legales.
•     Use gafas de seguridad cuando dispare fuegos artificiales.
•     Los fuegos artificiales y el alcohol no se mezclan.
•     No experimente con fuegos artificiales caseros.
•     No intente volver a encender un fuego artificial, si no funcionó inicialmente.
•     No lleve los fuegos artificiales en sus bolsillos.
•     No dispare fuegos artificiales en contenedores de metal o de vidrio.

Manning recomienda altamente usar gafas de seguridad cuando se manejen los fuegos artificiales. También dijo que no se compren fuegos artificiales sin etiquetar empaquetados en papel marrón. "Esos son fuegos artificiales de grado profesional no destinados a aficionados", dijo.

"Si usted se va a encargar de los fuegos artificiales, debe tener agua cerca, debe asegurarse de usar fuegos artificiales debidamente elaborados y debe asegurarse de no volver a encender fuegos artificiales que no se dispararon o explotaron", dijo Manning. "Nunca se quiere apuntar o lanzar fuegos artificiales a nadie. Estos son proyectiles peligrosos."

En Carolina del Norte, hay que tener 16 años o más para comprar fuegos artificiales. Según la oficina del jefe de bomberos del estado, estos fuegos artificiales están permitidos en Carolina del Norte:
•    Bengalas y fuentes.
•    Humo y artículos de novedad.
•    Luces de bengala. 
•    Serpientes negras y estroboscópicas

No está permitido en Carolina del Norte:
•    Los proyectiles aéreos recargables de 1.75 pulgadas o menos se venden en una caja con no más de 12 proyectiles y un tubo de lanzamiento.
•    Tubos aéreos de un solo disparo.
•    Cohetes de botella.
•    Cohetes y misiles.
•    Giradores de tierra, molinetes, helicópteros.
•    Velas romanas.
•    Dispositivos aéreos multidisparo.

Dr. Sloan Manning 

Médico de familia y Director médico de las clínicas de atención de urgencia de Novant Health GoHealth

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *