Raleigh.- Legisladores de Carolina del Norte debatieron la posibilidad que el gobierno estatal revise el estatus migratorio de las personas antes de otorgar beneficios públicos o emitir licencias profesionales.

El polémico proyecto de ley HB 29 «Verification of Immigration Status – SAVE» fue el tema principal que se discutió durante la reunión semanal del comité judicial 3 de la cámara baja estatal.

Esta propuesta es una de las que amenazan a la comunidad hispana.

La representante demócrata Deb Butler cuestionó la eficacia de SAVE, el sistema que se emplearía para verificar el estatus migratorio de las personas que busquen beneficios públicos por jubilación, salud, discapacidad, vivienda asistida, educación, alimentación o desempleo.

Además de las licencias que se deben tramitar para trabajar en distintos oficios, como cosmetología, peluquería y construcción.

Gilbert Pagan, director de la organización Hispanos del Sur, dijo a los legisladores que la propuesta afectaría a muchas empresas y sus familias. Aseguró que esta situación va en contra de los valores conservadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *