Raleigh.- Mientras la legislatura estatal analiza la posibilidad de crear nuevas leyes en contra los inmigrantes indocumentados que viven en Carolina del Norte, hay quienes piensan diferente e intentan incorporar a aquellos que dejan sus países y su cultura para contribuir al desarrollo de EU.

Uniting NC lanzó una campaña estatal para colocar paneles publicitarios que propicien el diálogo y entendimiento hacia las personas que provienen de otras nacionalidades, poseen otra religión o etnia.

Mediante una conferencia de prensa realizada en los exteriores de la sede de Qué Pasa, en Raleigh, se dieron a conocer los detalles de esta campaña que, de algún modo, espera contrarrestar el embate de las fuerzas antiinmigrantes en la legislatura estatal.

“No queremos que Carolina del Norte se convierta en el próximo Arizona o Alabama”, dijo el rabí Eric Solomon, miembro de la sinagoga Beth Meyer, en Raleigh.

“Nosotros queremos dar un mensaje de igualdad y tolerancia, pero algunos políticos están tratando de aprovechar el miedo para capitalizar votos y están generando una situación contraproducente”, agregó Solomon.

Kristin Collins, directora de Uniting NC, mencionó que inicialmente los paneles publicitarios estarán en Raleigh (dos) y Durham.

Más tarde, los mensajes publicitarios se irán rotando en distintas ciudades como Asheville, Charlotte, Mebane y Goldsboro. En estas últimas localidades se emplearán equipos digitales.

De acuerdo a Collins uno de los principales objetivos de la campaña es darle un rostro humano a la inmigración y cambiar el tono negativo que ha envenenado el discurso público sobre este tema.

Para el caso se ha utilizado a una familia islámica y otra hispana como modelos.

“Yo adoro este país”, dijo Sabrina Negrón, voluntaria de Uniting NC. “Los inmigrantes hacemos grandes contribuciones y queremos ayudar”.